Reducir el uso del petróleo y el carbón evitaría 153 millones de muertes

Un nuevo estudio realizado por científicos de Estados Unidos calcula, por primera vez, el número de vidas que podrían salvarse si se redujera la contaminación del aire en las 154 ciudades más grandes del mundo.

Varios turistas se protegen con mascarillas mientras visitan Pekín (China) porque las autoridades de esta ciudad han emitido una alerta naranja, la segunda más alta, debido a los altos niveles de contaminación del aire. / ()

153 millones de muertes provocadas por la contaminación del aire en todo el mundo podrían evitarse este siglo si los gobiernos aceleran su calendario para reducir las emisiones tóxicas de los combustibles fósiles, como el petróleo y el carbón.

 Esta es la advertencia del nuevo estudio dirigido por la Universidad de Duke, en Estados Unidos, el primero que calcula el número de vidas que podrían salvarse en las 154 ciudades más grandes de la Tierra.

 Según esta investigación, el número de muertes puede reducirse en todos los núcleos urbanos de los cinco continentes, pero la mayor reducción se registraría en Asia y África.

 Lista

 Kolkata y Delhi, ambas situadas en la India, encabezan la lista de las ciudades que más vidas podrían salvar (hasta 4 millones), pero otras 50 áreas urbanas, tan famosas como Moscú, Ciudad de México, Los Ángeles o Nueva York, también podrían realizar avances significativos, al evitar cada una entre 320.000 y 120.000 muertes prematuras.

Para poder realizar este estudio, se recurrió a simulaciones ejecutadas por ordenador en los que se analizaba tres escenarios posibles según el volumen futuro de emisiones de dióxido de carbono y otros contaminantes asociados, como el ozono y las partículas en suspensión.

 Acción

“Como la contaminación del aire es algo que entendemos muy bien y tenemos datos históricos extensos, podemos decir con relativa certeza cuánta gente morirá en una ciudad determinada en cada escenario", concluye Drew Shindell, profesor de la Universidad de Duke y líder de esta investigación.

 Los responsables de este estudio científico pionero esperan que esta información ayude a los gobiernos de todo el mundo a adoptar medidas para acelerar, a corto plazo, las reducciones de las emisiones contaminantes del carbón o los combustibles derivados del petróleo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?