El sistema educativo finlandés, al descubierto

Fomento del respeto, libertad del alumno en la elección de la actividad y trabajos prácticos son las conclusiones de un grupo de profesores españoles que visitaron las aulas finlandesas en busca del secreto del éxito educativo del país nórdico

Conclusiones de los profesores españoles tras su visita a Finlandia. / Roberto Cuadrado (CEDIDAS)

Los chavales españoles estudian en la escuela un manual sobre maderas y tornillos. Los finlandeses construyen casas. El sistema educativo del país nórdico es bastante más práctico que el español. Una veintena de profesores españoles viajaron en diciembre a Finlandia. Se lo pagaron de su bolsillo. Querían vivir, conocer, empaparse de las vivencias de las aulas, desde Infantil hasta Bachillerato para escudriñar los secretos de uno de los mejores sistemas educativo del mundo, no solo por sus resultados en los informes PISA sino por su fama de escuelas felices.

"Una de las cosas que queríamos comprobar era de qué manera los profesores gestionan la participación del alumnado en la toma de decisiones del centro", explica el organizador del viaje José Manuel Sánchez, profesor de la Facultad de Educación y Humanidades de la Universidad Francisco de Vitoria y promotor de Origamiforchange.org. Su experiencia y las de las profesoras Mar Alameda y Cristina Sánchez sirven para elaborar estas conclusiones que deja al descubierto cómo se desarrolla el trabajo en las aulas finlandesas.

Menos horas lectivas

El horario en infantil es de 9:00 a 13:00 aproximadamente. Solo tienen una hora curricular y el resto del tiempo de juego. En Primaria y Secundaria el horario es de 8:30 a 13:30. Después pueden quedarse jugando bajo el cuidado de un monitor puesto por el Ayuntamiento o entrar en una clase de alguna extraescolar.

El currículo

Cada escuela pudiese confeccionar su propio currículo basándose en el currículo abierto del Estado.

Cedida

Confianza en el alumno y libertad

Los profesores explican que salta a la vista la confianza que se tiene en el alumno, el respeto que existe entre todos los miembros de la comunidad educativa. Nadie es más que nadie. La ilusión que se respira en las caras de todos, la libertad que se les da a los niños para decidir sobre sus cosas, entre esas cosas su educación. Cuando a los profesores les preguntaban:  ¿qué hacéis si un niño…? Su respuesta solía ser "depende". Tienen muy claro que deben atender a la individualidad y eso les debe dar margen para actuar con cada niño o niña como necesita.

La calma contagiosa de los profesores

Los profesores tienen actitudes de cercanía con los alumnos que están muy calmados. Se contagia. Docentes y directores siempre se preguntan antes de llevar a cabo una actividad si realmente es buena para los niños. Cuidan mucho el bienestar de los estudiantes, por encima de sus resultados académicos, que son también muy buenos.

No hay timbres y hay recreos cada 45 minutos. Además de todo lo que hay en las aulas para generar movimiento (fitball, plataformas inestables). Los niños tienen la posibilidad de canalizar su energía. Por eso, no han visto momentos de “explosión” de energía como los que se viven en España para ir al recreo.

Ambiente relajado de las clases

LAS ESCUELAS VISITADAS

- Päiväkoti Rukopilli Vantaa. Escuela infantil de 0 a 6 años. 

Tikkurilan Lukio Upper Secondary School, la escuela de bachillerato más grande de Escandinavia y una de las más grandes del mundo. Tiene 1.200 alumnos solo de Bachillerato.

- Escuela de educación artística de Vantaa. Da servicio a los colegios pero también funciona como educación no formal.

Viherkalion Koulu. Es una de las escuelas pioneras en la última reforma educativa. Tienen alumnos desde los 6 hasta los 12 años.

- Annantalo. Centro de educación artística que es referencia en la ciudad de Helsinki y que realiza proyectos para fomentar el arte en las familias 

A ese ambiente relajado contribuye la confianza. Algo que en España no es fácil encontrar. “Lo primero es que los adultos no demos gritos. Confianza en el niño, y no esa perenne desconfianza de pedir cuadernos por si han hecho las tareas, no dejarles ir al baño por si se entretienen o no dejarles sentarse al lado de sus amigo por si hablan”, explica Cristina, profesora de Primario en el colegio público madrileño Ciudad de Jaén. 

Libertad de movimientos

El grupo de profesores que visitó las escuelas en Finlandia. / Cedida

Los más mayores trabajan con libros. En Primaria los utilizan, pero solo lo necesario para llevar a cabo los proyectos. El alumno decide dónde quiere sentarse en la clase en cada momento para sentirse más cómodo.

Hay momentos en los que están sentados en pupitres y hay otros momentos en los que trabajan en otros lugares del aula, eso lo dejan a la elección del alumno.

En el colegio se sienten como en casa

Ocurre porque son parte del colegio. Los alumnos hacen su colegio suyo: participan en las decoraciones, en la elección de contenidos, arreglan cosas que se hayan roto. Sienten el colegio como suyo al igual que sienten suya su habitación o su casa.

¿Mandan deberes?

Depende. Hay profesores que eligen mandar deberes a sus alumnos y otros que no.

Cedida

Sentarse en el suelo o en gradas

En las escuelas de Secundaria y Bachillerato dentro de las aulas la organización es muy parecida a España. En Infantil y Primaria es distinto: los espacios están más repartidos: hay mesas, pero a la vez tienen en un rincón unos puffs, o una alfombra, o un sillón. Los pasillos son parte del aula y es habitual ver bibliotecas en los pasillos.

La importancia de la arquitectura en el aprendizaje

Finlandia es uno de los países que más importancia da a la arquitectura. No solo en educación, en todo. Y eso se ve en las escuelas. Los espacios son acogedores y hay elementos que merece la pena destacar. Por ejemplo, los pasillos están diseñados como un espacio de aprendizaje más, y puedes encontrar estanterías con libros, sofás, ¡hasta un columpio! En dos escuelas vieron que había un espacio donde los niños podían ir cuando quisieran a hacer trabajos individuales o en equipo.

“Si damos utilidad a los espacios comunes, se pueden repartir las tareas dentro de la misma sesión; ya no todos tienen que hacer lo mismo. Otro aspecto es que permiten sentirte cómodo en el lugar dónde aprendes. Si da calidez el lugar, aprendes mejor. Eso lo cuidan mucho en las escuelas finlandesas”, afirma Cristina Sánchez.

Formación del profesorado

En Finlandia el acceso a Magisterio es distinto que en España. El número de plazas que se ofertan para acceder está en relación con el número de puestos de trabajo de profesores que hacen falta. Por eso la tasa de paro en la profesión es tan pequeña. Por otro lado la prueba es específica para ser profesor. Una de las pruebas está orientada a ver la capacidad de autocontrol del estrés del profesor. Solo el 11% de los que quieren estudiar Magisterio consiguen entrar, y han convertido la profesión en un "objeto de deseo".

En los colegios, es el director el que elige a su equipo. El director es un cargo de un prestigio muy alto. Tienen que presentar un proyecto ante un panel del ayuntamiento y luego ser votado por la comunidad educativa. Después elige a su claustro, en función de si son los más adecuados o no para el tipo de proyecto educativo que quiere llevar a cabo en su escuela.

Cedida

Los colegios son públicos

Si hay que destacar algo que diferencia mucho es sin duda que todas las escuelas son públicas (alrededor del 94% lo son) y los niños y niñas tienen todo gratis, transporte, comida y material didáctico. La equidad es uno de los principios fundamentales.

¿Cómo son los menús?

El horario nada tiene que ver con el español. A 11:30 hacen un pequeño almuerzo con verdura, algo de pasta y carne. No en grandes cantidades porque su comida fuerte es en la tarde-noche. A las 14:30 hacen una merienda como la nuestra. Acompañan la comida con unas tortas de trigo sarraceno con mantequilla.

Sin abandono escolar

No existe abandono escolar, es más, cuando les preguntaban por este hecho no entendían la pregunta, les decían que si la escolarización es obligatoria cómo va a haber abandono.

Personal de apoyo al profesorado

La ratio algo menor a la de España, pero la diferencia fundamental es que las aulas cuentan con personas de apoyo en algunas de las horas. No son maestros aunque su profesión está relacionada con el ámbito educativo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?