¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

¿Cómo sería el recetario tradicional español si lo importante, históricamente, hubiese sido agradar a las mujeres?

  • ¿Más divertido, más dulce, más saludable, más sofisticado, más vegetariano... o exactamente igual?
  • Una historiadora, una novelista y un antropólogo responden a esta inspiradora pregunta de Yanet Acosta

¿Te imaginas que, durante generaciones y generaciones, los hombres hubieran cocinado con el objetivo de agradar a las mujeres? /

Casi siempre, durante miles de años, las encargadas de cocinar han sido mujeres. Hay algunas excepciones, habitualmente vinculadas al prestigio: los cocineros de los reyes, los chefs de grandes restaurantes... Eso sí, cocinara quien cocinara, el destinatario principal de sus platos, en la inmensa mayoría de las ocasiones, ha sido un hombre: monarca, obispo, burgués, padre o marido, pero hombre, al fin y al cabo.

Por eso la periodista Yanet Acosta, tras reflexionar sobre gastronomía e igualdad en el podcast Play Gastro, se planteó una cuestión interesante: ¿cómo sería nuestro recetario tradicional si, a lo largo de los siglos, se hubiera querido agradar a una mujer? Quizá más divertido, más dulce, más saludable, más sofisticado, más vegetariano... o quizá exactamente igual. Cualquier respuesta va a ser una mera hipótesis imposible de demostrar, pero sugiere ideas lo suficientemente interesantes como para involucrar a más gente en este ejercicio de ficción gastronómica.

Basándose en la sopa que la madre de Joan Roca solo se cocina para ella y también en los platos que Iolanda Bustos prepara La Caléndula, la propia Yanet Acosta, apunta una posible respuesta: "A mí me parece que la cocina tendría una mayor conexión con la salud porque las mujeres siempre se han preocupado por el equilibrio y el bienestar. Eso es lo que nos ha hecho cocinar con tantas hierbas aromáticas, más importantes por lo saludables que por lo estrictamente culinario".

La historiadora de la alimentación Almudena Villegas, autora de Grandes maestros de la historia de la gastronomía, se muestra más cauta: "No sé qué opinar sobre algo que hasta requeriría un planteamiento filosófico diferente, un mundo que no ha existido. No creo que los recetarios desagradaran a las mujeres, hay que ser justos. Además algunas de ellas eran también poderosas y todas comían cada día".

También responde con cautela el antropólogo Xavier Medina, director de la Cátedra Unesco de Alimentación, Cultura y Desarrollo de la UOC, quien recuerda que lo habitual, durante siglos y siglos, ha sido alimentarse de lo que había, sin posibilidad de elegir ni de distinguir entre hombres y mujeres. En su opinión, al extrapolar tanto "corremos el riesgo de imaginarnos el pasado en función de lo que hoy atribuimos a lo masculino y a lo femenino", por lo que resulta sencillo equivocarse.

"Pensar que las mujeres de hace siglos pensaban como las de ahora sería un error", añade Medina. "Y también hay que tener en cuenta que la construcción del cuerpo ha ido evolucionando. Solo hay que comparar a Rubens con lo de hoy en día".

A botepronto, la escritora Mercedes Cebrián reconoce que se trata de una pregunta dificilísima porque implica repensar a los cocineros: "¿Serían las propias amas de casa agradando a otras mujeres? ¿O las monjas agradándose a sí mismas?". Pero ensefguida se le ocurren situaciones curiosas: "Pienso en el cardenal Richelieu guisando para las damas de la corte... ¿Se liaría a hacer croquetas?".

La autora de Burp! Apuntes gastronómicos se plantea "una distopía en la que la sociedad fuera matriarcal y los maridos se quedaran en casa cuidando de los hijos mientras las mujeres salieron a trabajar fuera", pero no tiene claro si, en ese caso, el recetario sería muy distinto al que conocemos.

"No hay respuestas claras", señala Cebrián. "Una de las claves es pensar a qué mujeres habría que agradar, ¿a las que han vivido la historia tal como la conocemos o a las de otro mundo de ciencia ficción que no hayan sido el segundo sexo? Pero esto, para mí, entronca con lo que siempre pienso: que lo culinario está relacionado con muchos otros aspectos de la vida: la clase social, la historia, la religión"...

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?