El hombre que quiere demostrar que "la Tierra es plana" logra lanzarse en su cohete

Sin embargo, no ha conseguido demostrar su teoría

Mike Hughes completa su misión, aunque no puede demostrar que la "Tierra es plana". / YouTube

El pasado mes de noviembre, el estadounidense Mike Hughes anunciaba que lanzaría a 550 metros de altura en un cohete que construyó a partir de chatarra. El conductor de limusinas explicaba que el objetivo era el de recorrer 1,5 kilómetros de distancia a 805 kilómetros por hora sobre el desierto de Mojave, en California, con el objetivo de demostrar que "la Tierra es plana".

Sin embargo, el Departamento de Gestión de Tierras de Estados Unidos se lo impidió. Las autoridades le recordaron que no es posible realizar este tipo de pruebas aeronáuticas en terreno público. Por esa misma razón, el conductor de limusinas no pudo llevar a cabo su experimento. Desde entonces, Hughes ha logrado los permisos para llevar a cabo este vuelo y ha anunciado que volverá a intentarlo.

Segundo intento fallido

En enero, el estadounidense anunciaba, a través de su cuenta de Facebook, que ya había logrado los permisos necesarios para poder lanzarse en su cohete. De hecho, ponía nueva fecha para cumplir su objetivo: 3 de febrero. Sin embargo, una vez más, tenía que volver a cancelarlo. En esta ocasión, por problemas en su cohete. Desde entonces, muchas fueron las personas que aseguraron que no se atrevía a hacerlo.

Finalmente, el tierraplanista ha cumplido su objetivo, aunque no ha podido demostrar que la Tierra es plana. Este fin de semana, Mike Hughes ha viajado 570 metros en la atmósfera antes de caer. Todo en un viaje que duró cuatro minutos aproximadamente y que le ha servido para demostrar que hablaba en serio.

Objetivo: un cohete más grande para tratar de demostrar que la "Tierra es plana"

Según explica CTV News, Mike Hughes alcanzó una velocidad de 563 kilómetros por hora antes de utilizar su paracaídas, lo que le permitió recorrer 570 metros en el cielo. De hecho, tuvo que abrir un segundo paracaídas porque estaba cayendo a una velocidad muy alta. A pesar del aparatoso aterrizaje, Hughes tan solo registró dolores en la espalda.

Tras aterrizar, y ser atendido por las asistencias sanitarias, el estadounidense afirmaba sentirse "aliviado" porque ha demostrado que era capaz de cumplir con su promesa: "Estoy cansando de que las personas digan que me asusté y que no construí el cohete. Estoy cansado de todo eso. Me comporté como un hombre y lo hice".

De cara al futuro, Hughes asegura que volverá a lanzarse en un cohete para tratar de demostrar que la "Tierra es plana". De hecho, planea construir un nuevo cohete, mucho más grande y potente que el anterior, que le permita confirmar su teoría. También piensa en un cohete que se lance a la atmósfera mediante un globo aerostático. Todo ello para demostrar que "las altas esferas nos engañan".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?