El Real Madrid asalta Turín con un gol histórico de Cristiano Ronaldo

  • Golpe de autoridad de los de Zidane a la Juventus para estar virtualmente en semifinales de la Champions League
  • Cristiano Ronaldo marcó el segundo tanto con la chilena que llevaba buscando media vida y Ramos se perderá la vuelta

Es su competición y el Real Madrid va a morir por salvar la temporada con su tercera Champions consecutiva. Los de Zidane pusieron pie y medio en semifinales tras arrasar a la Juventus en su propio campo (0-3) en un partido discreto en el que la pegada y la genialidad de un mayúsculo Cristiano Ronaldo dejaron sin respuesta a los italianos.

Dos minutos tardó el portugués en enmudecer Turín. Y van diez partidos seguidos marcando en la Champions. Sin apenas tiempo para colocarse, la Juve dejó a Isco un pasillo impropio de su rigor defensivo. El malagueño, habilitado por Marcelo en la banda izquierda, metía el balón raso en el área para que Ronaldo, más rápido que nadie, cruzara la pelota con la puntera a la izquierda de Buffon. Gol de hambre y fe para seguir haciendo historia en la máxima competición europea.

La Juve no se descompuso y pudo sacudirse el dominio. A pesar del inicio soñado por Zidane, su alineación no ejecutaba el plan de mantener la pelota y cedía cada vez más metros a los de Allegri. El conjunto 'bianconero', sin crear ocasiones claras, era capaz de llevar sensación de peligro por pura y simple aproximación. Dybala en primera instancia y Bentancur después avisaban al campeón de Europa. Las recuperaciones en medio campo y las transiciones rápidas, con Higuáin pivotando de espaldas, dificultaban el repliegue blanco y daban el mando del partido a la 'Juve', que cada vez llegaba más fácil al área. Así, en el 21' vino su mejor ocasión. Higuian remataba a bocajarro, fuerte y al centro una rosca perfecta de Dybala, pero el argentino, de nuevo gafado, se encontró con una mano providencial de Keylor Navas, que hizo la parada del partido.

Sin embargo, cuando mejor estaban los italianos, el Madrid volvió a dejar claro por qué esta es su competición. Se aproximaba el descanso cuando Benzema, en una de sus escasas apariciones, cedía el balón atrás para que Kross enviase un 'zambombazo' al larguero de Buffon. Era el aviso de lo que puede ser la peor versión de este equipo, el anuncio de lo que finalmente terminaría pasando. Porque una cosa es empujar y otra hacer sufrir de verdad al Real Madrid.

De la sanción a Ramos a la maravilla de Cristiano

A la vuelta de vestuarios, se repetía la historia pero con distinto final. El Madrid volvía a poner el peligro, pero en esta ocasión el disparo cruzado de Cristiano se escapó por centímetros. El Madrid seguía poniendo las mejores ocasiones y su máximo goleador quería más, pero el equipo continuaba esperando demasiado atrás. Entregaba de nuevo la pelota y Dybala ganaba protagonismo entre líneas, recibiendo cada vez más cómodo y arrastrando a los centrales. Y fruto de una de esas acciones llegó la acción fatal de Sergio Ramos, que cometía una falta en la frontal que le costaba la amarilla y por tanto le dejaba fuera del partido de vuelta. A priori una pésima noticia, al final un alivio.

El partido se convertía en un correcalles que parecía ir contra los intereses del Real Madrid. Pero como siempre, cuando algo parece malo para el Madrid, termina siendo bueno o muy bueno. Y esta vez pasó lo segundo. Entre Chiellini y Buffon fabricaron un disparate defensivo que acabó en obra de arte. Quizá el gol del año. El guardameta italiano despejaba el primer remate de Lucas, Carvajal recogía la pelota en la derecha para volver a ponerla en la olla y ahí apareció Cristiano, elevándose, volando por encima de todos, con el remate de chilena que llevaba nueve años intentando con la elástica blanca. Se habían reído de él tantas veces que cualquier otro hubiese dejado de intentarlo. Pero él no. Si hay un jugador con capacidad de para superarse y abstraerse de las críticas, ese es el '7'. Su chilena, espectacular, acabó por fin en la red, y no de una forma cualquiera. Lo hizo en Turín, en cuartos de la Champions y ante uno de los mejores porteros de la historia.

A partir de ahí la 'Juve' se descompuso por completo. Y más con el 'suicidio' de Dybala, que no tuvo suficiente con el 'piscinazo' de la primera mitad y se autoexpulsó con una entrada a Carvajal. Por cada problema que intentaba resolver Allegri le surgían dos nuevos. Su doble cambio a la desesperada por recomponer al equipo y mantenerse con vida en la eliminatoria (Asamoah y Douglas dejaron su sitio a Mandzukic y Matuidi) acabó con Marcelo empujando el tercer gol a la red. El brasileño se plantaba solo ante Buffon y, en dos tiempo tras una primera 'picada', ponía al Madrid con pie y medio en semifinales.

El partido pasó de batalla a paseo militar y baño en cuestión de minutos. Solamente la mala fortuna impidió que Cristiano firmara el triplete y que el Madrid no terminase llevándose una victoria de escándalo. Hasta Kovacic se topó también con el travesaño. Con este 0-3, el Madrid lo tiene todo para romper el maleficio con la Juventus a doble partido y seguir soñando con salvar la temporada por la puerta grande.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?