Un estudio del PSOE le sitúa como primera fuerza en municipales y europeas

Ferraz constata en un informe interno un "crecimiento lento pero seguro" y considera que la coincidencia de la triple convocatoria de mayo de 2019 con las generales les beneficiaría "plenamente"

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (c), durante su intervención en el acto organizado con motivo de la celebración del Día de la Rosa del PSOE del Altoaragón, hoy en Ayerbe (Huesca), que reúne a cerca de mil militantes y simpatizantes socialistas oscenses. / ()

La dirección federal del PSOE elabora mensualmente, desde el mes de septiembre pasado, un informe interno de coyuntura política y electoral que, en la oleada publicada en el mes de abril, sitúa a los socialistas como primera fuerza política en las elecciones municipales y europeas consolidando lo que identifican como "un crecimiento lento pero seguro". Según la estimación de ese estudio al que ha tenido acceso la Cadena SER, el PSOE llegaría a los comicios locales de 2019 con un 26% de los votos (en 2015 obtuvo un 25%), seguido del PP, con un 24% (tres puntos menos que en la anterior convocatoria), Ciudadanos (que sumaría 10 puntos llegando al 17%) y Podemos e Izquierda Unida, con un 8% y 4%, respectivamente. Ambas formaciones se dejarían un punto respecto a 2015.

Esos porcentajes se reproducen en el ámbito europeo porque, según consta en ese informe, se sincroniza "al 100%" el voto en municipales y europeas. Por todo ello, el PSOE dice estar en condiciones "de ser 16 años después el partido más votado en España, ganando por primera vez las municipales desde 2003" y situándose en el entorno de los "seis millones de sufragios". Es la estimación que hace el Desk Research de abril de los socialistas que, aunque lo ven muy improbable, entienden que el mejor escenario para ellos sería la coincidencia de la triple convocatoria del 26 de mayo con las elecciones generales: "Esto nos beneficiaría plenamente".

El documento de seis páginas, correspondiente al mes de abril, explica cómo llega el PSOE a todas estas conclusiones: "Utilizamos nuestras propias cifras, la evolución del voto en base a censo en las provincias clave y el análisis pormenorizado de los sondeos territoriales de los que disponemos, tanto interno como de las federaciones como otros muchos que se han publicado", especifica el texto, a pesar del afán con el que la dirección socialista defiende en público que solo lee los datos del CIS. Junto a todo ello, el informe dice estar apoyado en "una base de datos de más de 10.000 encuestas del panorama nacional" que les sirve para analizar, mes a mes, la foto política y electoral de cara al "primer gran objetivo electoral del PSOE", las elecciones municipales, autonómicas y europeas de 2019 que afronta como "una suerte de primera vuelta de las elecciones generales".

Dada la falta de homogeneidad en las autonómicas (en 2019 no se celebran en todos los territorios), Ferraz no hace estimación de cómo está el partido en las comunidades pero sí que extrae una seria de conclusiones sobre el conjunto del territorio. Y la primera de ellas es que entienden que vuelve el eje izquierda-derecha. "Además de la brecha generacional que evidenciamos en las cifras -explica el documento- debemos añadir la creciente brecha ideológica que vuelve en términos clásicos, siendo el eje izquierda-derecha uno de los factores que están instalándose en el mercado electoral". ¿Cuál es el principal elemento diferenciador respecto a 2015? Pues que en el imaginario colectivo, según la interpretación socialista, "más que el bipartidismo la disputa que se está fraguando hoy es entre dos bloques ideológicos: el de la derecha frente al de la izquierda".

Las llaves de Rivera y el perjuicio de Podemos a las confluencias

Pronostican además los socialistas un "efecto municipal" de la disputa de la derecha en la que, según concluyen, "el PP se verá muy perjudicado por esta batalla" y "retrocederá significativamente" pero "su fuerte implantación territorial le permitirá resistir por encima de lo que auguran las peores encuestas nacionales que se están publicando". También cuestiona el informe la posición que dan la mayoría de los sondeos a Ciudadanos: mejorará "sustancialmente" sus resultados de 2015 pero "sus problemas de implantación territorial, la ausencia de líderes locales y regionales consolidados, también le frenarán su crecimiento". Así que el futuro que le vaticina Ferraz a Albert Rivera es el de llave de gobierno: "la noche electoral tendrá que decidir si respeta que gobierne la lista más votada o no".

También en términos generales, el estudio sostiene que "el espacio de Podemos y sus derivados va a retroceder" dado que "se aprecia desgaste de sus gobiernos". "Es un hecho -añade- que la asociación a la marca Podemos perjudica a todas sus confluencias por este orden de más a menos: Galicia, Catalunya y Comunidad Valenciana".

Las ventajas de estas europeas para el PSOE

En sus diagnósticos del panorama electoral para las europeas el informe aporta una serie de claves que hacen que las de 2019 sean unas europeas especialmente interesantes para el PSOE. Dado que se solapan con autonómicas y municipales, la participación se eleva de forma significativa con consecuencias que Ferraz considera que le benefician: "La correspondencia del voto municipal cuando se sincroniza con las europeas es matemáticamente del 100%, aun siendo elecciones distintas". Convergen, según el texto, "como una máquina perfectamente engrasada" para el PSOE mientras que el PP "se encuentra en una situación opuesta". Lo denominan en el informe como "la tormenta perfecta".

Por todo ello, los socialistas entienden que en estos comicios se volverá a producir algo que ha ocurrido siempre con las europeas, que se han considerado "técnicamente" como unos "comicios de castigo al Gobierno" y "en una suerte de elección de amonestación al presidente". De ahí, en parte, la conclusión del PSOE de "que no es muy probable" de Mariano Rajoy hiciera coincidir con la triple convocatoria del 2019 con las elecciones generales, obligando al elector a optar entre cinco papeletas: "La concentración de todos comicios ese mismo día se traduciría en una elección de castigo al PP de la que saldríamos muy beneficiados la oposición".

Precisamente por todo ello, el texto prácticamente descarta que Rajoy vaya a propiciar esta coincidencia y es el motivo además por el que Ferraz considera que 2019 es la primera vuelta de las generales para las que trabaja Pedro Sánchez con una estrategia con la que, según el informe interno, se está "fortaleciendo la hoja de ruta que estimamos para su primera victoria en las generales". Y en medio de las críticas que en privado deslizan algunos socialistas por el perfil bajo de Sánchez, Ferraz considera que "el secretario general viene trabajando con eficacia y en silencio territorialmente, a través de diferentes formato de campaña y de comunicación regional".

La importancia del ticket de Madrid

Aunque el estudio interno se centra en el diagnóstico, sí que lanza algunas líneas de actuación ("debemos seguir trabajando en la hipótesis histórica de las correspondencias y sinergias construyendo ese puente entre municipales y europeas") y, llegar a aterrizar en detalles sobre las candidaturas para las convocatorias de 2019, sí que subraya que podrían "mejorar las actuales expectativas electorales sin acertamos en el ticket de la campaña de Madrid" y apuesta por "candidatos fuertes" en las europeas.

Y añade una advertencia para no conducir a equívocos con los resultados de 2019: sería "temeridad", según se lee en el documento, comparar los comicios de 2019 con los anteriores. Hay que remontarse, según este planteamiento, a 1999, la última vez que se solaparon las municipales, autonómicas y europeas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?