¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Un hombre bate su tercer récord mundial en su 106 cumpleaños

Desde hace varios años, Jack Reynolds celebra su cumpleaños haciendo algo atrevido

Jack Reynolds, un anciano de Derbyshire (Inglaterra), ha cumplido 106 de años y ha batido otro récord mundial, esta vez, deslizándose por una tirolina.

En un paseo en tirolina de 60 metros de alto y 400 metros de largo en directo desde el programa de televisión británico Good Morning Britain, de ITV, el hombre muy seguro de sí mismo disfruta todo el trayecto con una sonrisa en la cara.

Así es como Reynolds ha batido su tercer récord, acreditado con un título del Record Guiness por haber sido la persona más mayor en haberse lanzado por una tirolina.

Cuando se le preguntó cómo era el viaje en tirolina comparado con sus aventuras anteriores, respondió que era  "diferente, pero es mejor. Hoy ha sido un día realmente bueno".

El tercer récord mundial

Los cumpleaños de Reynolds se caracterizan por hacer cosas atrevidas, cosas que él nunca había hecho y es que nunca es tarde para hacer algo divertido y nuevo. Por su 104 cumpleaños decidió hacerse un tatuaje, su primer tatuaje. Algo que también fue contado por el programa Good Morning Britain.

En el tatuaje se puede leer: "Jacko. 06.4.1912", fecha correspondiente a su fecha de cumpleaños y hecho con su letra. En las declaraciones que hace a la cadena, dice que no le ha dolido nada y que es algo que recomienda fervientemente.

Pero un año después, cuando cumplió 105 años, decidió que la mejor manera de pasar este día tan especial era montándose en una montaña rusa. Twistosaurus (situada en el parque Flamingo Land) es el nombre de esta atracción tan básica y sencilla que pareció gustarle mucho ya que después de una vuelta aseguró que "ha ido bien. ¡Voy a volver a montarme en un minuto!". De hecho, su hija peridó el miedo a las alturas gracias a montarse con él en esta atracción.

106 años llenos de altruismo

Cuando Reynolds cumplió 102 años, decidió participar en el famoso desafío del Ice Bucket Challenge, una campaña publicitaria solidaria para recaudar dinero para los enfermos de ELA (esclerosis lateral amiotrófica). Con solo un par de calzoncillos se echó un cubo de agua con hielo encima para ayudar a la causa.

Sin embargo, no es la única causa en la que ha participado ya que tiene una web llamada JustGiving donde, desde 2001, ayudan a más de 164 países. Las causas son diversas y pueden estar dirigidas tanto a niños que necesitan ayuda, como a un grupo de personas.

De hecho tiene un mensaje muy claro y es que "se ha convertido en algo así como una tradición que en mi cumpleaños utilizo mi nueva era para ayudar a recaudar dinero para caridades dignas". Algo que ha cumplido en su 106 años al recaudar dinero para la Stroke Association, una asociación de dedicada a personas que han sufrido un derrame cerebral.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?