Más alumnos y más desigualdad en la enseñanza pública

CCOO denuncia que los presupuestos para el 2018 que ha presentado el gobierno alejan de la recuperación a la educación pública. El sindicato ha presentado un estudio que revela las diferencias de inversión entre las Comunidades Autónomas

El porcentaje del PIB destinado a gasto público educativo varía entre las distintas Comunidades Autónomas. A lo largo de la crisis, y tras la celebración de las elecciones autonómicas, esa diferencia también ha ido cambiando. Según los datos que maneja el sindicato CCOO, la llegada de partidos conservadores a los gobiernos autonómicos se ha traducido en mayores recortes al aplicar con mayor dureza el Real Decreto que aprobado por el gobierno central en 2012. Sin embargo, añaden, a partir de 2015 se produce un incremento, aunque ligero, de la inversión en aquellas Comunidades donde alcanzaron el gobierno partidos políticos con ideas más progresistas o de izquierdas.

Las Comunidades Autónomas que han mantenido un nivel de gasto educativo por encima de la media son: Andalucía, Aragón, Baleares, Cantabria, Extremadura, Murcia, Navarra, País Vasco y La Rioja. Hay que señalar que estas dos últimas son las únicas que han invertido en educación claramente por encima de la media estatal. Además, tanto Aragón como Baleares consiguen situar su inversión por encima de la media gracias al fuerte aumento del gasto educativo de los últimos años.

Las Comunidades que entre el 2009 y el 2016 han invertido en educación por debajo de la media estatal son: Asturias, Canarias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Cataluña, Valencia, Galicia y Madrid. En este estudio, CCOO destaca el caso de Castilla-La Mancha donde el nivel de gasto destinado a la educación pública evoluciona en función del signo político de sus gobiernos. Es decir, en los primeros años de la crisis esta comunidad invierte por encima de la media estatal, en los siguientes años pasa al pelotón de los que invierten por debajo de la media y en el último año hay una leve recuperación del dinero destinado a educación.

 “Los presupuestos del 2018 favorecen la desigualdad”

 La crisis económica, señalan desde el sindicato, ha empeorado las condiciones en las que se ejerce el derecho a la educación. El número de alumnos ha crecido notablemente, hoy hay unos 430.000 estudiantes más que en el curso 2009/10, sin embargo se han reducido los recursos que se dedican a financiar la educación pública. Las consecuencias de la crisis económica en la educación pública se miden por el número de docentes despedidos, el aumento de la ratio de alumnos por clase, la disminución en la inversión o el recorte de los programas de compensación interterritorial. En paralelo, ha crecido fuertemente el gasto privado en educación, más de un 32% entre el 2009 y el 2015. Han aumentado, también, los beneficios fiscales que sólo para el 2018 alcanzan un importe de 1.484 millones de euros destinados a desgravar los pagos en escuelas infantiles privadas.

 La reducción de los fondos dedicados a educación desde el gobierno central se traduce, en opinión de Comisiones Obreras, en un aumento de la desigualdad. Esto es así porque la mayoría de los fondos del ministerio se destinan a becas, a la Universidad a Distancia o a centros con clara función social. El proyecto de presupuestos para el 2018 presentado por el gobierno, según los responsables de educación de CCOO, no favorece la equidad. Como ejemplo explican que se destinan 20 millones de euros a becas para premiar a los mejores expedientes en lugar de garantizar el acceso a la educación de aquellos alumnos que podrían quedar fuera por razones socio económicas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?