¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El incendio de Leiria fue planeado con un mes de antelación y ejecutado por el "cartel de los madereros"

Empresarios provocaron los incendios para conseguir madera a precio de saldo

Áreas de labores de reforestación en Leiria. / ()

Una investigación del canal de televisión luso TVI revela que algunos de los incendios registrados en Portugal el pasado mes de octubre fueron minuciosamente planeados y ejecutados por el llamado “cartel de los madereros”, formado por los responsables de las grandes empresas y fábricas que compran y venden madera en el país vecino.

Según un testigo protegido entrevistado en el reportaje A máfia do Piñal (La mafia del Pinar), los empresarios planearon los incendios registrados en la zona central de Leiria con un mes de antelación, estableciendo la fecha exacta en la que provocarían las conflagraciones, como también los precios que pagarían por la madera quemada posteriormente.

“Se pactó la operación para bajar los precios de la madera, que sirve incluso cuando está quemada”, afirma el testigo. “La idea era quemar el bosque y luego hacer frente común y no comprar nada. La madera quemada se degrada más rápidamente, y cuando el Estado decide limpiar el terreno nos lo llevaríamos todo prácticamente regalado”.

Las declaraciones del entrevistado coinciden con la tesis de la Policía Judicial lusa, que en enero anunció que los fuegos forestales registrados en la zona de Leiria tenían su origen en “acciones criminales”. Estos incendios formaron parte de la ola de fuegos forestales registrados en Portugal en octubre, los cuales afectaron 36 concejos del centro del país y dejaron al menos 49 víctimas mortales y 70 heridos. Más de 1.500 casas y medio millar de empresas se perdieron entre las llamas.

Aunque no registraron víctimas mortales en la zona de Leiria, las llamas consumieron el 86% del histórico Pinar de Leiria, un bosque protegido de enorme importancia para los portugueses. La plantación del pinar fue decretada por el rey Alfonso III en el siglo XIII para cultivar los árboles que la monarquía portuguesa necesitaba para la construcción de sus famosas carabelas, y sin su madera la expansión del imperio habría sido imposible.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?