La disyuntiva del PNV en la cuenta atrás para los presupuestos

  • Tienen de plazo hasta este viernes para presentar o no una enmienda a la totalidad. Sus votos son decisivos para que las cuentas sean devueltas el próximo 26 de abril o prosigan su tramitación parlamentaria
  • Fuentes del PNV admiten que ese primer debate en el Congreso no implica votar las cuentas del Gobierno sino sólo las enmiendas a la totalidad de la oposición con lo que un hipotético rechazo no quebrantaría su compromiso de no negociar las cuentas ni apoyarlas mientras siga en vigor el 155
  • Ese teórico escenario permitiría diferir casi un mes la decisión definitiva sobre las cuentas cuando ya se sepa si hay Govern en Cataluña o se va a nuevas elecciones

El lehendakari, Iñigo Urkullu (d), el consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka (i), y los pparlamentarios del PNV Joseba Egibar y Josune Gorospe (detrás). / ()

La ejecutiva del PNV abordará este lunes el escenario presupuestario ante el que deben tomar dos decisiones en los próximos días, si presentan o no una enmienda a la totalidad, plazo que finaliza el próximo viernes a las dos de la tarde, y en segundo lugar, si apoyarán o rechazarán el resto de enmiendas a la totalidad que presentará la oposición en el pleno del Congreso del próximo 26 de abril. Los votos del PNV son decisivos porque si apoyan las enmiendas de la oposición, las cuentas serán devueltas, mientras que si las rechazan el PP lograría in extremis iniciar la tramitación parlamentaria, ganando tiempo para intentar aprobarlas antes de julio. Para ello el PP necesita que la oposición no sume mayoría absoluta en esa primera votación y ello sólo es posible si los diputados del PNV votan junto con populares y Ciudadanos en contra de las enmiendas a la totalidad del PSOE, Unidos Podemos, ERC, PdCat, Compromís y Bildu.

Fuentes del partido nacionalista vasco remarcan a la SER que su postura de fondo no ha variado un ápice: ni negociarán con el Gobierno ni apoyarán los presupuestos si continúa en vigor el artículo 155 en Cataluña y afirman que no han tomado aún una decisión sobre lo que harán en relación con las enmiendas de totalidad para lo que seguramente apurarán todos los plazos posibles.

Sin embargo, esas mismas fuentes recuerdan que esa primera prueba de fuego en el Congreso para los presupuestos no implica técnicamente votar las cuentas del Gobierno sino sólo las enmiendas a la totalidad de la oposición. Es decir, teóricamente un eventual rechazo del PNV a esas enmiendas de totalidad la próxima semana no implicaría traspasar su línea roja, ya que ni habrían negociado con el Gobierno ni tampoco supondría apoyar en ese momento las cuentas del PP, sino sólo permitir que prosiga su tramitación parlamentaria. Ese escenario hipotético -ya que insisten, no hay aún ninguna decisión al respecto- permitiría ganar tiempo y diferir casi un mes, a la penúltima semana de mayo, la que ya sí sería la votación trascendental para saber si el presupuesto se aprueba finalmente, con el dictámen en comisión y en pleno, una votación para la que el PP necesitaría forzosamente el sí de los 5 diputados vascos para lograr la mayoría absoluta que precisa para sacar adelante las cuentas.

El PNV seguiría conservando así en sus manos el botón nuclear para dar luz verde o tumbar el presupuesto en función de cuál sea entonces el escenario en Cataluña, una vez finalizado el plazo legal para lograr una investidura o bien convocar elecciones. Fuentes del partido nacionalista vasco señalan a la SER que ante la disyuntiva final de votar los presupuestos la mejor defensa de los intereses de Euskadi que pueden hacer es no legitimar el 155 en Cataluña, si éste continuara vigente.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?