¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ÚLTIMA HORAEl Congreso no consigue completar por un voto la elección de los cuatro consejeros de RTVE que faltan

Un borracho escala una montaña de los Alpes cuando trataba de llegar al hotel

Estaba buscando el camino de vuelta a su hotel y acabó subiendo una montaña de 2.400 metros

El hombre escaló 2.400 metros para alcanzar el bar. /

Un turista estonio conocido como Pavel ha acabado recientemente en el restaurante de una estación de esquí de los Alpes, situado a 2.400 metros de altura, mientras buscaba el camino de vuelta a su hotel tras una noche de fiesta.

Ante la imposibilidad de encontrar su habitación, situada en el Valle d'Aosta, el hombre, en claro estado de embriaguez, decidió seguir un camino que le llevó por la ladera de la montaña hasta llegar a Igloo (nombre del restaurante de la estación de esquí) en vez de a su cama. Una vez allí, y pensando que ya había llegado hasta su hotel, Pavel se quedó dormido sobre un banco acolchado, tal y como explica La Stampa, donde sería encontrado horas más tarde.

El hombre no llevaba la vestimenta adecuada

Durante toda la noche, tanto la policía local como los bomberos tuvieron que enviar equipos de rescate para encontrar al turista desaparecido. Sin embargo, nadie creyó que podría haber ascendido los 2.400 metros de altura a los que se encuentra el bar de la estación de esquí. Por esa misma razón, la operación de rescate se complicó.

Según cuentan fuentes policiales, el hombre reconoció el contorno de un chalet mientras comenzó su travesía. Por esa misma razón, decidió continuar su aventura a pesar de que cada vez era más complicado avanzar. Cabe destacar que su vestimenta no era adecuada para el frío y la nieve. De hecho, ni tan siquiera calzaba botas, ya que llevaba puestos unos zapatos cuando fue encontrado.

Fue encontrado por empleados del bar

Tras llegar allí, el hombre intentó acceder al bar con la llave de su habitación. Sin embargo, no obtuvo la respuesta esperada. A pesar de ello, logró acceder al interior del restaurante, donde pudo tomar dos botellas de agua que le ayudaron a calmar su sed después de la ascensión.

Varias horas más tarde, cuando ya era de día, Pavel (y las dos botellas de agua que había robado del restaurante) fueron encontrados por el personal del local. Según estiman las fuentes policiales, el hombre llegó entre las 2 y las 3 de la madrugada y no fue encontrado por los jóvenes que trabajaban en la sala hasta las 8.30. Ahora, Pavel se enfrenta a una multa por movilizar a todos los equipos de rescate para encontrarle.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?