Los 10 vinos españoles que más gustan, según el crítico de 'The New York Times'

Eric Asimov sorprende al decantarse por pequeñas bodegas y no incluir ningún Ribera del Duero entre sus favoritos

Eric Asimov, justo antes de la cata que ha dirigido en Alimentaria. /

Eric Asimov escribe sobre vino en The New York Times y, por ende, es una de las personas más influyentes del sector. Pero el crítico estadounidense sabía que se estaba dirigiendo a un público muy puesto en el tema y arrancó su charla de este martes en la feria Alimentaria con suma humildad: "Que nadie suponga que voy a explicar cómo son los vinos españoles. Ustedes lo sabrán mejor que yo".

El título de su ponencia no dejaba lugar a dudas: Los vinos españoles que más seducen en EE UU. "España es un productor histórico en el que siempre se ha bebido el vino que se hacía cerca. En EE UU no tenemos esa cultura y si querías aprender de vinos era casi como aprender una lengua extranjera", explicó.

El crítico de The New York Times cree que estamos en el mejor momento de la historia del vino porque nunca antes se había embotellado tanta diversidad. Dos de los errores más frecuentes entre los bodegueros, a su juicio, son el hecho haber querido imitar a los vinos franceses o haber intentado producir vinos fuertes y alcohólicos, pensando que eso era lo que gustaba en EE UU. ¡Craso error!

"A menudo me preguntan por las tendencias en el mundo del vino, pero yo no trabjo así. No me interesa lo que se vende. Me interesa lo que desteca por su estética, por su resonancia o por su significado cultural", dijo Asimov. "A los americanos les gusta dar con las diferentes expresiones del carácter regional de los vinos españoles".

Asimov habló de algunos de los viajes que había hecho por España —el último, por La Mancha— y, aunque aseguró que poría haber elegido muchos más, seleccionó y comentó 10 vinos españoles entre los que había tres gallegos, un tinto y un blanco de Rioja, un txacoli y, soprendentemente, ni uno de la Ribera del Duero. El orden de esta lista se corresponde, simplemente, con el orden cata:

  1. Txacoli Ameztoi - Ameztoi Getariako Txacolina 2017 (DO Getariako Txakolina): "En 2010 me dijeron que en España nadie bebía txacoli, pero en EE UU se ha desarrollado un gran amor por estos vinos tan frescos, tan atlántico y tan salinos. Aunque solemos infravalorar la importancia de vinos como este, los americanos hemos aprendido a comer con vino gracias a productos como el txacoli".
  2. Recaredo - Recaredo Reserva Particular 2005 (DO Cava): "Cuando iba a la universidad, el cava era un sinónimo de vino espumoso barato. Te lo bebías y luego usabas la botella para poner encima una vela. En los 70 muchos productores apostaron por trabajar con las variedades del Champagne, pero uvas como la macabeo o la xarel·lo tienen un gran potencial. En EE UU se vende más Prosecco porque a los americanos les gusta todo lo italiano, pero no conozco ningún Prosecco que se haga con tanto esmero como el cava".
  3. Gerardo Méndez - Do Ferreiro Cepas Vellas 2016 (DO Rias Baixas): "No sé si creérmelo, pero me dijeron que este vino se hacía con cepas de más de 200 años de antigüedad. Los vinos de albariño se hicieron muy famosos en EE UU y algunos bodegueros lo aprovecharon para bajar la calidad, pero Do Ferreiro es una excepción. No busca gustarle al californiano aficionado a la chardonnay sino y destaca por la mineralidad".
  4. Valdesil - Pezas Da Portela 2015 (DO Valdeorras): "Me contaron que la uva godella casi se extingue, pero que un pequeño grupo de productores trabajaron para recuperarla y ahora están experimentando con varios estilos para explotar el potencial de la uva".
  5. López de Heredia - Viña Tondonia Blanco Reserva 2004 (DOCA Rioja): "Un vino completamente singular. ¡Un vino fantástico! Jamás han producido un vino con barrica de roble francés nueva y, como se suele decir, recibes lo que das. El mundo les dio de lado, pero ahora les está recuperando".
  6. Bodega Losada Fernández - Viña Caneriro 2015 (DO Ribeira Sacra): "Se producen en una zona tan montañosa que rara vez llegaban a la ciudad. Recuerdo que el padre de este bodeguero no se podía cree que estos vinos se estuvieran tomando en Japón o Nueva York, pero no son muy caros y cada vez gustan más. ¡Completamente fascinante!".
  7. Matías y Torres - Negramoll 2015 (DO La Palma): "Se vendía a granel hasta 2010 y, de hecho, se hace con la misma uva que los vinos que no gustan de Madeira. Son distintos, entre otras cosas, porque salen de una tierra volcánica, pero están muy buenos y, si no podemos permitirnos un Borgoña, por ejemplo, ¡son muy recomendables!".
  8. Comando G - La Bruja de Rozas 2016 (DO Vinos de Madrid): "La DO Madrid es una DO política y el nombre no tiene mucho sentido. ¡La gente cree que se hace vino en la ciudad! Pero los de Comango G están descubriendo tesoros. Pensaba que con la garnacha solo se podían hacer vinos my afrutados y alcohólicos, pero no es el caso. Este destaca por la mineralidad, como los del Priorat, y ya es bastante popular en EE UU".
  9. Bodegas Muga - Pado Enea Gran Reserva 2010 (DOCA Rioja): "Los vinos de Rioja fueron, durante mucho tiempo, vinos influidos por Burdeos, con mucho tiempo de barrica, pero se han intentado alejar de esos matices. Este tiene una textura fantástica que no vemos en otros tintos y cada vez más gente reconoce su calidad".
  10. Equipo Navazos - La Bota de Manzanilla Pasada 70 (DO Jerez): "Jerez ha sido una de mis debilidades durante años, pero no llegué a entender todas sus dimensiones hasta que conocí el trabajo de Equipo Navazos. Empeñados en dar con lotes especiales, consiguen que los vinos adquieran mucha más complejidad".
Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?