¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Champions League

El Madrid asalta el Allianz Area y se acerca a su tercera final consecutiva

Los blancos ganan al Bayern 1-2 en la ida de semifinales de Champions con goles de Marcelo y Marco Asensio

Marco Asensio celebra su gol al Bayern / ()

El Madrid va camino de su tercera final de Champions. La tercera. Que se dice pronto. Los blancos, que no hicieron ni mucho menos un buen partido y que fueron superados en casi todas las facetas del juego por el Bayern, doblegaron con goles de Marcelo y Asensio a los bávaros, que se adelantaron con un tanto de Kimmich. 

FICHA TÉCNICA:

Bayern Múnich: Ullreich; Kimmich, Boateng (Suele, min.34), Hummels, Rafinha; Javi Martínez (Tolisso, min.75), James; Robben (Thiago, min.8), Muller, Lewandowski y Ribéry.

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal (Benzema, min.67), Ramos, Varane, Marcelo; Modric, Casemiro (Kovacic, min.83), Kroos, Isco (Asensio, min.46); Cristiano Ronaldo y Benzema.

--Goles:

1 - 0, min.28, Kimmich.

1 - 1, min.44, Marcelo.

1 - 2, min.57, Asensio.

--Árbitro: Bjorn Kuipers (HOL). Amonestó con tarjeta amarilla a Ribery (min.52) y Thiago (min.89) en el Bayern y a Casemiro (min.78) en el Real Madrid.

--Estadio: Allianz Arena. 70.000 espectadores.

Era una ida de semifinal de Champions entre dos de los mayores colosos del fútbol europeo y eso son palabras mayores. Así pasó. Que no hubo minutos iniciales de miramientos ni de tanteos. El equipo de Heynckes salió a hincar el diente a un Real Madrid desconocido.

Once desconocido de Zidane

Sergio Ramos se rinde al trabajo de Lucas Vázquez

El capitán del Real Madrid se deshizo en elogios hacia Lucas Vázquez tras la victoria en Múnich

Desconocido porque apostó Zidane por un plan totalmente nuevo que no incluía ni a Bale ni a Benzema. Sí a Isco y Lucas Vázquez en el medio junto a los fijos Casemiro, Kroos y Modric. Con ese dibujo Cristiano quedó solo arriba.

Tan solo que el Madrid las pasó canutas desde el inicio con un Bayern intensísimo y asentado en el campo rival.  Pero pasó que se rompió Robben y el plan ofensivo de Heynckes, con el holandés en un ala y Robben en la otra, se fue al traste.

El que entró por Robben fue Thiago y el juego de los alemanes se ralentizó. Y así poco a poco las fuerzas se nivelaron y el Madrid, a base de saques de esquina, miró a los ojos a Ulreich. Pero fue entonces cuando el Bayern aprovechó una caraja de Marcelo para hacer diana.

Marcó a la contra Kimmich de una forma extrañísima. Con un disparo que aún ahora ni el mismo Kimmich sabe si la intención era centrar a Lewandoski o tirar a puerta. Pero la cosa es que el balón terminó dentro. Y que el Madrid entró en un tiempo de pajara. 

El plan innovador de Zidane no parecía funcionar, entre otras cosas porque Isco, en la izquierda, apenas entraba en juego y no se enteraba mucho de qué iba la película.

Así las cosas los alemanes tuvieron hasta tres ocasiones para matar a un Madrid que parece inmortal en Champions. Tuvo una ocasión Ribbery y otras dos Müller, pero los dos fallaron. Y pasó lo que suele pasar con el Madrid cuando lo dejas vivo. Que empató el partido. Lo hizo Marcelo con una volea excelsa a falta de dos minutos para el descanso. Para entonces el Bayern ya había hecho un segundo cambio porque, como antes Robben, Boateng se rompió y tuvo que marcharse.

Asensio entra por Isco en el descanso

El inicio del segundo acto fue un calco del primero, con el Bayern en plan mandón volcado en la meta de un Keylor Navas dubitativo y con un Ribéry viviendo una segunda juventud y protagonizando cada ocasión de los bávaros.

Pero, de nuevo, cuando peor lo estaban pasando los blancos, marcaron. Aprovecharon un error de Rafinha, que regaló el balón literalmente, para que una buena contra protagonizada por Lucas Vázquez y Marco Asensio terminase con gol del mallorquín. 

Keylor se luce

Fue entonces cuando llegó el momento de lucirse de Keylor Navas, que sacó dos bolas a Ribéry y otra más a Lewandowski, y fue también cuando Carvajal se marchó doliéndose del muslo. Lo que ideó Zidane fue retrasar a Lucas Vázquez y meter a Benzema, que tuvo una buena ocasión que desbarató Ulreich.

El partido murió con el Bayern volcado en el área rival, con más ímpetu que criterio, eso sí, y preguntándose qué más tiene que hacer para superar a este Real Madrid, campeón de las dos últimas ediciones, y que ya va camino de una tercera. En Kiev el 26 de mayor.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?