El juez Garzón, tras conocer el comunicado de ETA: "Me ha defraudado absolutamente"

El exmagistrado de la Audiencia Nacional ha comentado en el informativo H14 el anuncio de ETA

¿Cómo se le ha quedado a usted el cuerpo?

La mejor noticia es que se ha disuelto y que desaparece, pero oyendo el comunicado de Josu Ternera, destilaba una clara soberbia y se mantiene en todos y cada uno de sus puntos salvo en el de la práctica de la violencia. El término de "acumulación de fuerzas" me trae a la memoria muchas causas judiciales, investigaciones y mucho dolor, destila este comunicado final aparte de la autojustificación y el autobombo para justificar el fracaso, donde se ponen como actores del cambio político cuando todos sabemos que precisamente no han contribuido en modo alguno a ese cambio. Pero es la parafernalia de lo que se dice en un comunicado que justifica la historia de un fracaso.

Lo mejor de todo es que ha terminado, si quieren dedicarse a la reivindicación política me parece muy bien, pero deberían contribuir al derecho de todas las víctimas y de todos los ciudadanos a la verdad, la Justicia y la reparación, las garantías de no repetición. Hay casos sin resolver. No le pediría que haga política, que hagan lo que le dé la gana a cada uno en un sistema democrático, pero lo que tienen que hacer es contribuir a esa verdad facilitando todos y cada uno de los datos de los casos sin resolver, eso sería una muestra no sólo de valentía, de momento parece que siguen manteniendo esa misma posición frente al estado jacobino y opresor español.

Me ha defraudado absolutamente, podían haber hecho algo grande para compensar lo que han realizado durante tantos años... pero es lo que tenemos y la buena noticia es que ya ha dejado de existir, pero las consecuencias siguen y para garantizar un proceso de futuro tendrán que hacer mucho más que un simple comunicado".

Cuando estuvo al frente del juzgado 5 de la Audiencia Nacional intentó entre otras cosas detener a Josu Ternera. ¿Disponía la Justicia en aquella época de medios suficientes para luchar contra la banda terrorista?

España ha sido un ejemplo de lucha democrática contra el terrorismo. Sin lugar a dudas ha habido algunos excesos, todos los conocemos, los GAL están ahí, el gran error de los GAL, absurdo, retrasó décadas la lucha contra el terrorismo, pero ha habido un esfuerzo conjunto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, toda la sociedad, del pueblo, de fuerzas políticas, de la Justicia en su más amplio concepto ha sido un esfuerzo ejemplar, y que realmente ha producido efectos. 

Nunca es suficiente lo que se tiene para conseguir una lucha efectiva contra el crimen, pero se pusieron en marcha todos los mecanismos. Lo que quizás la organización terrorista no pensaba era que nos íbamos a salir del guión que ellos mismos tenían diseñado. Era la política de "acción-reacción", atentado y así sucesivamente y lo que hicimos fue extender el ámbito de investigación, penetrar en esa acumulación de fuerzas de la que aún hoy día hacen gala y combatirla en todos los frentes. En el principal, los propios ciudadanos conseguimos entre todos que poco a poco ETA llegara a la conclusión de que, con más de 800 víctimas, no tenía sentido ni su existencia ni su presencia". 

¿Uno de los momentos más duros fue el larguísimo secuestro de Ortega Lara y el descubrimiento del zulo?

Si, para mi ha sido uno de los momentos más importante de mi carrera judicial en la lucha frente al terrorismo. La liberación de Ortega Lara era esencial porque era un secuestro neta y exclusivamente político, y con motivaciones políticas respecto de los presos que era imposible acceder a las pretensiones de la organización terroristas. o se resolvía como se resolvió o Ortega Lara estaba condenado a la muerte, como ya lo tenían muerto en vida. Aquel uno de julio de 1997 fue un momento de la legalidad frente al terror de unas personas que no tenían ni sentido ni mesura en lo que es el tratamiento a un ser humano. Desgraciadamente la respuesta fue inmediata: una semana después con Miguel Ángel Blanco, pero también esa reacción generó un impacto brutal en toda la sociedad española que definitivamente y como ya venía haciendo desde el asesinato de Tomás y Valiente dijo "basta". 

Y allí empezó el declive definitivo de la organización, han sido sesenta años de lucha absurda porque cualquier meta que se hubiese querido conseguir se ha  obtenido sin la necesidad de la violencia. Yo creo que está bien que pasemos esa página, no la de la Justicia pero sí la del debate político, partiendo de la verdad, la Justicia y la reparación". 

¿Se quedó satisfecho con la revelación de quién era la 'X' de los GAL?

Un juez casi nunca se siente satisfecho de lo que hace porque siempre piensa que puede hacer algo más, pero una investigación judicial se sabe en el momento que empieza y también cuándo debe terminar pero el contenido se va creando sobre la marcha, depende de muchos factores, y si no hay pruebas suficientes para discernir quién es la 'X' de los GAL el juez está atado de pies y manos en ese planteamiento tiene que llegar a donde cree que tiene que llegar, acumulé los indicios que había y los sometí al Tribunal Supremo y allí enmarcaba un organigrama de posible responsabilidades en el caso de Segundo Marey. Después consideró dónde tenía que delimitar esas responsabilidades y ahí nos tenemos que acomodar.

Que uno piense como piense o no, eso ya en su fuero interno, yo hice todo lo que mi obligación como juez, como servidor público, sin importar el color o la adscripción de los que han sido responsables. Lo hice como siempre he procurado hacer en mi vida profesional y en mi vida personal. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?