¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El final de ETA

ETA anuncia su disolución: ¿y ahora qué?

Causas pendientes, presos, daño causado, reinserción, disidentes, ... Todavía son muchos los asuntos por resolver

Pancarta a favor del acercamiento de los presos de ETA y en contra de la fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en la plaza de la localidad navarra de Leitza, en una jornada en la que la organización terrorista ETA ha anunciado en un comunicado el "final de su trayectoria", el "desmantelamiento" total "del conjunto de sus estructuras" y su decisión de "disolverse" en "el pueblo vasco". / ()

Lo que queda ahora de ETA son 120 requisitorias judiciales pendientes y 249 presos en España que esperan a que el Gobierno les acerque a cárceles del País Vasco. El 93% de los presos han decidido apostar por la disolución y esto implica desvincularse de la violencia. Ahora falta asumir de forma individual el daño causado y colaborar con la justicia, que es donde está la batalla porque la barrera de la delación nunca se ha traspasado en ETA. El PNV va a presionar para comenzar a acercar presos enfermos, pero el PP no lo tiene fácil: las víctimas se oponen a estos traslados y a cualquier atajo para acelerar excarcelaciones aunque la ley lo recoja.

ETA anuncia su disolución

La banda terrorista ha declarado de forma inequívoca el final de su trayectoria: "ETA surgió de este pueblo y ahora se disuelve en él"

De la totalidad de estos internos solo cinco cuentan actualmente con beneficios penitenciarios porque se acogieron a lo que se conoce como la Vía Nanclares de Oca, una fórmula de reinserción que puso en marcha el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que ha permitido a un total de 23 exmiembros de ETA acogerse a un régimen de semilibertad e incluso de libertad condicional porque asumieron el daño causado, pidieron perdón a las víctimas, se desvincularon y renegaron de ETA y se comprometieron a colaborar con la justicia. Ahora mismo los presos de ETA que están acogidos a estas medidas de reinserción son: Rafael Caride Simón, Aitor Bores, Luis María Carrasco, Jorge Uruñuela y Pedro José Pikabea.

Lo cierto es que el "frente" de las cárceles hace tiempo que se rompió. Después de que ETA decretase el cese de la lucha armada, los presos han dejado de ser un colectivo como lo han sido siempre. Ya no hay directrices de la dirección de ETA y han sido los propios presos quienes han decidido votar que pasos quieren dar. Y lo que han decidido es iniciar un camino de forma individual y acatar lo que nunca han respetado: la legislación penitenciaria española.

En Francia están muchos de los que han sido jefes militares de la organización terrorista. Están Mikel Garikoitz Azpiazu Txeroki, Juan Ibon Fernández de Iradi Susper, Mikel Albisu Antza o Mikel Carrera Sarobe Ata, considerado en 2010 el máximo dirigente de la banda y condenado a dos cadenas perpetuas en Francia por los asesinatos en Capbreton en 2007 de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero. Las últimas cúpulas también están encarceladas en el país vecino: David Pla, Izaskun Lesaka, Mikel Irastorza o Iñaki Esparza líder del aparato logístico.

Otro de los frentes que queda pendiente es recuperar armas que la disidencia ha robado a ETA para evitar que sean vendidas a grupos de delincuencia y esclarecer los 350 asesinatos que están sin resolver. Francia ha entregado todo lo incautado en diferentes operaciones desarrolladas en el País Vasco pero va a ser difícil resolver asesinatos porque las armas están limpias sin huellas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?