Rajoy desembarca en Madrid y reserva a Casado para las elecciones de 2019

  • El líder del conservador pone al frente de la formación regional a Pío García Escudero y Juan Carlos Vera, dos personas de su “absoluta confianza”
  • Casado estará en el nuevo equipo pero Génova no quiere darle ahora mayor protagonismo para que no se “achicharre” de cara a las elecciones de 2019

Mariano Rajoy durante un mitin del PP /

Los que rodean a Mariano Rajoy dicen que él tenía muy claro que había que “tomar al asalto” el PP de Madrid y, por eso, ayer se produjo “el desembarco”. Este se inició poniendo al frente a Pío García Escudero, el presidente del Senado, y nombrando secretario general a Juan Carlos Vera, un histórico dirigente del “aparato” de Génova.

Ambos nombres, que serán ratificados por el Comité Ejecutivo Nacional del próximo 15 de mayo, se han visto salpicados por el caso Gürtel pero no están imputados. Además, en la sede nacional les defienden. Dicen que “son personas honestas” y de la “absoluta confianza” del jefe del Ejecutivo.

De esta forma, la cúpula conservadora toma el control de la formación regional. No se ha montado una gestora porque no se disuelven los órganos de dirección. Pero sí se conformará un nuevo equipo en el que estará Pablo Casado. Los colaboradores de Rajoy han preferido dejarle “en la reserva”. No quieren que “se achicharre” de aquí a 2019.

El actual vicesecretario de Comunicación del PP no tiene ninguna experiencia de gestión pero muchos dirigentes hablan ya de él como candidato para el Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid. Aunque aún queda bastante tiempo para que eso se decida y sus compañeros prefieren que, mientras tanto, no se exponga.

De todos modos, en el PP reconocen que lo más difícil de resolver ha sido la situación del Gobierno regional. Nada de sorpresas. Rajoy señaló con el dedo a Ángel Garrido. Le autorizó a continuar “por necesidad y urgencia”. Eso sí, le han quitado el poder del partido para garantizarse la elaboración de las listas y le han dejado bien claro que su gestión también está intervenida porque sólo durará unos meses. Su cargo es provisional y no creen que, con el tiempo, se vaya a enrocar. Aseguran que él conoce bien los “términos de su contrato” y que, en este, la primera cláusula es que su papel es “transitorio”.

En Génova reconocen, además, que eligieron a Garrido porque no encontraron a nadie mejor que él y eso, lo saben, es que tienen “un problema” de cara al futuro. Aunque ahora están tratando de solucionar el presente. Y para pasar página esperan que Cristina Cifuentes renuncie a su acta de diputada autonómica antes de la investidura a y que los madrileños olviden pronto todo lo ocurrido en estos días. En el PP nacional aseguran que buscarán cabezas de lista clave para afrontar las elecciones del año que viene.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?