La anomalía que permite a Júpiter y Venus alterar el clima de la Tierra

Esta anomalía, que se repite cada 405.000 años, puede influir en el cambio climático

Así es como Venus y Júpiter alteran el clima de la Tierra. /

¿Cuáles son los principales factores que afectan al cambio climático? Este cambio en la distribución estadística de los patrones meteorológicos se produce, entre otras cosas, por la modificación de los factores atmosféricos y biofísicos, por el cambio en el uso del suelo o el uso de combustibles fósiles, entre otros. Sin embargo, existen otros factores menores que pueden modificar los patrones en la meteorología.

Un estudio publicado recientemente en la revista de divulgación científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) por un grupo de investigadores de la Universidad Rutgers-New Brunswic de Nueva Jersey ha revelado que una anomalía en la órbita terrestre, que se produce cada 405.000 años gracias a Júpiter y Venus, está alterando el clima.

Una anomalía que modifica la órbita terrestre

El equipo liderado por el estadounidense Dennis Kent señala que la gravedad de Júpiter y Venus ha alargado la órbita de la Tierra en un 5% para que esta sea más elíptica, siguiendo un patrón que ha influido en los cambios climáticos terrestres durante los ultimos 215 millones de años: "Este es un resultado sorprendente porque este largo ciclo, que se había predicho a partir de movimientos planetarios hace unos 50 millones de años, se confirmó hace al menos 215 millones de años".

Según este estudio, las inversiones en el campo magnético de la Tierra afectan tanto a los sedimentos con y sin circonitas (que permiten la datación radiactiva) como a los ciclos climáticos, modificando los mismos: "Los ciclos del clima están directamente relacionados con la forma en que la Tierra orbita al Sol, y las ligeras variaciones en la luz solar que llegan a la Tierra provocan cambios climáticos y ecológicos".

El equipo liderado por Kent explica que cada 405.000 años, y debido a las oscilaciones en nuestra órbita causadas por los tirones gravitacionales de los dos planetas, la diferencias estacionales se vuelven más intensas. Así, los veranos son más cálidos y los inviernos más frios. Mientras tanto, las regiones en las que predomina el clima seco son más secas y las húmedas, más humedas todavía.

Para llegar a esta conclusión, los científicos analizaron el registro de inversiones en el campo magnético de la Tierra en sedimentos en la cuenta de Newark y en el Parque Nacional del Bosque Petrificado en Arizona. Gracias a ello, el equipo de investigadores descubrió que la variación en la órbita terrestre puede afectar al clima.

Tras los pasos de Milanković

Sin embargo, y a pesar de que esta anomalía afecta al cambio climático, lo hace a una escala anecdótica en comparación con lo que está provocando la actividad humana. A pesar de ello, el equipo de investigadores determina que se trata de un descubrimiento importante, ya que permitiría analizar los estratos fósiles, el paleoclima o la evolución de las especies bajo esta nueva variable: "Los científicos pueden vincular los cambios climáticos, ambientales, los dinosaurios, los mamíferos y los fósiles de todo el mundo a este ciclo de una manera muy precisa".

La primera persona en postular esta hipótesis fue el astrónomo serbio Milutin Milanković en 1922. Por aquel entonces, el también climatólogo y matemático explicaba que estos ciclos tenían lugar cada 23.000 años y que se relacionaban con las edades de hielo y los cambios en la posición de los polos magnéticos terrestres. Ahora, gracias al equipo de la Universidad de Rutgers, descubrimos que Milanković no estaba desencaminado con su teoría, si bien es cierto que no era tan precisa como la publicada recientemente en la PNAS.

Gracias a este estudio, el equipo ha llegado a la conclusión que el planeta pasa por una etapa media, a los 202.500 años del comienzo del ciclo, en la que la órbita es casi circular. Una etapa que ha influido en la cantidad de luz solar que llega al hemisferio Norte y que ha modulado el clima durante los últimos 205 millones de años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?