El primer fármaco eficaz para combatir la alopecia

Desarrollan un tratamiento que promueve el crecimiento de los folículos pilosos del cuero cabelludo humano

El fármaco que pretende acabar con la calvicie. /

Desde hace varios siglos, muchos han sido los investigadores que han intentado buscar una fórmula para combatir la alopecia. A pesar de ello, a día de hoy, no existe una fórmula mágica para hacer crecer el pelo de aquellas personas que carecen de él. Por esa misma razón, cada vez son más los que recurren al injerto capilar e incluso a la micropigmentación.

Sin embargo, ha surgido una nueva esperanza para combatir este efecto. Recientemente, un grupo de investigadores del Centro de Investigación Dermatológica de la Universidad de Manchester (Reino Unido) ha desarrollado un fármaco que, a pesar de que fue diseñado para tratar la osteoporosis, es capaz de estimular el crecimiento de folículos pilosos humanos.

Así surgió el esperanzador fármaco

En un artículo publicado en la revista de divulgación científica PLOS Biology, el equipo liderado por Nathan Hawkshaw explica que, con el objetivo de encontrar una solución a la alopecia, decidieron analizar en el mecanismo molecular de la ciclosporina A, un inmunosupresor utilizado comúnmente para el tratamiento del rechazo en los trasplantes que destaca por sus efectos secundarios como el crecimiento indeseado de pelo.

Tras conocer este efecto adverso, el equipo de investigación decidió aplicar ciclosporina A al cuero cabelludo humano para analizar la expresión genética de los folículos pilosos. Días más tarde, los investigadores comprobaron que el fármaco induce al crecimiento no deseado de pelo: "Lo que hace es eliminar un freno molecular muy potente del crecimiento del pelo humano".

El efecto del fármaco en la proteína SFRP1

En su estudio, el equipo del Centro de Investigación Dermatológica de la Universidad de Manchester explica que el fármaco reduce la expresión de la proteína SFRP1, que inhibe el desarrollo y el crecimiento de numerosos tejidos, entre los que se encuentran los folículos pilosos. Tras descubrir que la inhibición de SFRP1 no tiene ninguna relación con la actividad inmunosupresora de la ciclosporina A, el equipo buscó un fármaco que fuera capaz de inhibir al SFRP1 y que no contara con los efectos secundarios de la ciclosporina A.

Tras varios meses, el equipo descubrió que el fármaco WAY-316606, que fue diseñado originalmente para el tratamiento de la osteoporosis, también induce la supresión de la expresión de SFRP1. Después de aplicarlo al cuero cabelludo, el equipo descubrió que era más efectivo que la ciclosporina y que, además, no cuenta con efectos secundarios. Ahora, el equipo de investigación continúa estudiando este fármaco con el objetivo de convertirlo en la solución tan esperada a la alopecia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?