Entrevista a Mohammed Hassan Fadaifard, embajador de Irán en España

"Europa debe saber que las exigencias desmedidas de Trump no tienen límite"

Teherán sigue apostando por mantener vigente el acuerdo nuclear pero exige a los países europeos garantías de que se respetarán las facilidades económicas incluidas en lo pactado. El representante de Irán en España recuerda que la Agencia Internacional de la Energía Atómica asegura en once infiormes que ellos estaban cumpliendo su parte. Mohammed Hassan Fadaifard advierte a Europa de que Trump seguirá rompiendo tratados internacionales

El Embajador iraní en España, Mohammed Hassan Fadaifard, en su despacho /

El gobierno iraní asgura que seguirá comprometido con el acuerdo nuclear en función de lo que se negocie en las próximas semanas con los países europeos, Rusia y China ¿Qué tiene que salir de esa negociación para que el acuerdo siga en pie?

El acuerdo nuclear se puede resumir en dos partes. La primera tiene que ver con las obligaciones de Irán, en respuesta a las preocupaciones mostradas por Occidente y EEUU. La segunda incluye las obligaciones de la otra parte, que concretamente consisten en el levantamiento de las sanciones contra Irán, la normalización de relaciones económicas y el dejar de presionar a otros países que desean mantener relaciones comerciales con Irán. Tal como ha afirmado la OIEA (Agencia Internacional de la Energía Atómica) en 11 informes, Irán ha cumplido con todos los compromisos incluidos en el acuerdo nuclear. Mientras que desde el otro lado, Irán no ha salido beneficiado completamente por los puntos previstos en el acuerdo.

Por tanto, por nuestra parte el acuerdo nuclear podrá seguir vigente siempre que la UE pueda ofrecer garantías a Irán de que el país persa pueda simplemente beneficiarse de las ventajas económicas que están previstas. El presidente Rohani ha dado damos unas semanas al Ministerio de Exteriores para que negocie con los países europeos, y si son capaces de dar esas garantías, entonces hablaremos de un acuerdo nuclear que sigue vigente.

¿Confía en que esos 5 países sigan firmes en su apoyo a Irán, o teme que finalmente cedan a las presiones que pueden venir de Estados Unidos?

Esa confianza, esa seguridad, nos la tienen que demostrar los europeos. Tenemos que tener en cuenta que el acuerdo nuclear en sí es un logro para la política exterior europea, y por eso, la falta de implementación o su ruptura sería un gran golpe para el prestigio de la UE, por no hablar de los daños económicos que sufriría la UE en caso de ruptura.

La UE tiene que tener presente que las exigencias desmedidas del presidente Trump no tienen límites. Ha roto acuerdos anteriores, ahora ha roto éste, y en el futuro romperá otros tratados.

Sobre esas consecuencias económicas, ¿cómo puede afectar esto a las empresas españolas que ya han invertido en Irán, o que estaban planteándose invertir?

Esto depende del nivel de resistencia de la UE, hay que ver hasta dónde puede resistir las presiones de Estados Unidos y defender los intereses de sus propias empresas. Uno de los puntos que siempre ha buscado Trump ha sido el de generar un ambiente psicológico que dañe la economía de Irán desde el punto de vista interno, y también desde el punto de vista externo, intentando mostrar una situación inestable en Irán para que las empresas extranjeras no se acerquen a nuestro país.

Personalmente creo que las empresas que ya están en nuestro país, y las que quieran acercarse en un futuro próximo, podrán hacer su trabajo sin problema.

Washington amenaza con sancionar también a las empresas europeas que inviertan en Irán. Si las empresas españolas, o europeas, tienen que elegir entre invertir en su país o en EEUU ¿Qué creen que harán?

Eso no me corresponde responderlo a mí, cada empresa puede decidir en función de sus propios intereses. Lo que a nosotros nos importa es mantener unas relaciones comerciales normales con el mundo y con los países europeos.

Una de las posibilidades que tiene Irán es responder usando su influencia en la región.

Nuestra respuesta va a ser muy clara. O seguimos manteniendo el acuerdo, o salimos. Si seguimos, ya está claro lo que supone, pero si no seguimos, nuestra decisión sólo afectará a lo contenido en el marco del acuerdo. Es más, lo que está ocurriendo en la región no tiene nada que ver con el acuerdo nuclear.

No habrá por tanto consecuencias que afecten a la posición de Irán en Siria, Irak, Líbano o Yemen

Para nada. Esos países tienen sus propias circunstancias internas. A Irak y a Siria les hemos ayudado, y les ayudaremos en su lucha contra el terrorismo; y en Yemen y Líbano, compartimos la idea de resistir ante la tiranía, eso es una política constante de la República Islámica de Irán, y así seguirá siendo.

Al hilo de esa lucha contra el terrorismo: Irán ha sido un socio fundamental en la lucha contra el Estado Islámico. Derrotado ya el EI sobre el terreno ¿tiene la sensación de que Irán ya no era necesario como aliado, y por eso Estados Unidos ha decidido salir del acuerdo nuclear?

Quizá la situación sea la contraria. El grupo contra el que nosotros combatimos en Siria e Irak, el Estado Islámico, fue un grupo creado por EEUU. Gracias a la ayuda de Irán ese grupo ha sido derrotado en Siria e Irak, y EEUU está molesto por esa derrota. Nosotros nunca cooperamos con EEUU en ese terreno, nosotros nos enfrentamos a un grupo terrorista que era apoyado por EEUU.

Lo que definía EEUU como su lucha contra el terrorismo en Siria e Irak era un pretexto para poder estar presente en esos dos países. Si el Estado Islámico ya está derrotado, me pregunto por qué sigue presente EEUU en esos dos países

Irán también mantiene su presencia

Si estamos en algún país es en respuesta oficial a una petición concreta de los gobiernos constitucionales de esos países para ayudarles en la lucha contra el terrorismo. La presencia de EEUU en Siria, por ejemplo, no tiene la autorización y aprobación del gobierno constitucional sirio.

¿Cómo valora la reacción de Israel a la decisión de Trump?

El régimen de Israel estaba en contra del acuerdo nuclear desde antes de que se firmara. Es más, ese régimen hizo muchos esfuerzos para que no se llegar a firmar. Uno de los pocos que ha apoyado la salida de Trump ha sido Netanyahu. Las razones de esa actitud están claras: el acuerdo es un acuerdo a favor de la paz y la estabilidad en la región, y eso no es lo que Israel busca.

Desde 2016 la economía iraní ha mejorado pero el crecimiento no ha sido tan fuerte como cabía esperar. Ahora la situación puede ser aún más complicada ¿Cómo puede reaccionar la población iraní si se siente decepcionada con el gobierno que firmó ese acuerdo?

En la práctica nuestro país ha estado bajo embargos y sanciones de los Estados Unidos durante los últimos 40 años. En los años más difíciles de las sanciones, sí que pudo haber un descenso del comercio entre Irán y Occidente, pero eso no quiere decir que Irán haya roto sus lazos económicos con el mundo exterior. Irán mantuvo su comercio exterior, aunque tuviera que desviar sus relaciones hacia otras zonas.

Aun así, a nivel económico, estamos preparados. Las instituciones económicas del país ya han hecho previsiones y están preparadas para que la nueva situación no afecte drásticamente a la población. El nuevo escenario favorece de alguna manera que haya más unión entre las diferentes facciones, porque hasta ahora se sospechaba que no se podía confiar en Estados Unidos, pero ahora esa sospecha se convierte en un hecho. La gente palpa y siente de cerca que EEUU no es fiable y eso se traduce en más unidad entre la gente dentro del país.

Tienen por tanto un plan para minimizar las consecuencias de la vuelta de las sanciones, pero por ejemplo el sector del petróleo, que es fundamental en su economía, se puede ver muy afectado. ¿Tienen alternativas?

En el momento más alto de las sanciones anteriores, nuestra venta de petróleo descendió aproximadamente a un millón de barriles al día, a un precio muy inferior al actual, prácticamente la mitad del actual, debido a que algunos países decidieron aumentar la producción por motivos políticos y provocaron la caída del precio del barril. A partir de esa experiencia decidimos reducir nuestra dependencia del petróleo, de hecho el año pasado hemos bajado esa dependencia hasta sólo el 25%. Quizá ahora, con nuevas sanciones, pueda haber algún impacto mínimo económico, que no permita la importación de algún producto, pero las consecuencias jamás serán del nivel que Estados Unidos está buscando.

Nos vamos a centrar más en el plan que hemos llamado ‘Economía sin Petróleo’, que buscar reforzar la producción interna o minimizar las importaciones. En los últimos meses el gobierno ya ha estado desarrollando algunos proyectos económicos en esa dirección.

Dice que esto provocará más unión entre las facciones que hay dentro de Irán. ¿Cómo pueden reaccionar las voces críticas con el acuerdo nuclear que aún quedan dentro de Irán?

Una de las características de nuestro país es la diversidad de opiniones e ideas en la política, tal como ocurre en muchos otros países democráticos del mundo. Actualmente en el país hay tres ideas sobre la mesa: seguir con las negociaciones, que es lo que plantea el presidente Rohani; regresar al nivel de actividad nuclear anterior al acuerdo, ya que hasta la fecha ha habido bastantes violaciones del acuerdo por parte de EEUU y por tanto podríamos hacerlo; o una tercera vía, que es la de no quedarse en el nivel anterior al acuerdo. Podríamos seguir con nuestro programa nuclear con fines pacíficos sin limitaciones, con las centrifugadoras que queramos o enriqueciendo uranio. Incluso podríamos salir del protocolo adicional del Tratado de no Proliferación.

Entonces no se puede descartar la salida de Irán del Tratado de No Proliferación Nuclear

No puedo adelantar acontecimientos, no puedo decir qué haremos si trascurridas esas semanas la UE no puede garantizar que Irán pueda disfrutar de los beneficios contemplados en el acuerdo.

Lo que sí puedo decir es que tomaremos medidas adecuadas, y en función de nuestros intereses. Le aseguro que si se da esa situación, después de esa negociación, nuestra decisión no va a alegrar a la contraparte.

¿Puede concretar en cuántas semanas están pensando?

Mejor dejémoslo en semanas, porque primero hay que arrancar la negociación, quizá entonces se pueda concretar

Si finalmente Irán retoma su actividad nuclear ¿en cuánto tiempo estarían en condiciones de recuperar su capacidad anterior al acuerdo, e incluso de fabricar un arma nuclear?

En primer lugar, nunca hemos buscado el arma nuclear, y nunca va a ser uno de los objetivos de nuestro programa. Sobre lo otro, en dos días podríamos recuperar nuestros niveles de actividad anteriores, con la diferencia añadida de que ahora contamos con nuevas generaciones de centrifugadoras, de modo que podríamos hacerlo en poco tiempo.

Quiero insistir y dejar claro que los planes nucleares de Irán siempre estarán en el marco de las actividades pacíficas. Cuando nos acusan de buscar un arma nuclear es sólo un pretexto para poder seguir presionando contra nuestro país.

Los críticos con el acuerdo dicen que los inspectores no han podido visitar algunas de las instalaciones nucleares de Irán.

Eso no es algo nuevo, esas acusaciones vienen de hace más de 10 años, y en todo ese tiempo ha habido una cooperación muy estrecha con la OIEA, que finalmente ha certificado que no existe ninguna dimensión militar en el programa nuclear iraní. Es la única organización competente a nivel internacional para hablar del cumplimiento de Irán, no lo es Trump, ni Netanyahu ni ningún otro país.

Personalmente, ¿es optimista, cree que el acuerdo seguirá en vigor?

Espero que el acuerdo siga vigente, y el Líder Supremo de hecho se ha pronunciado en esa dirección pero siempre que la Unión Europea pueda dar garantías de que Irán podrá seguir beneficiándose.

Tenemos que ser muy cautos, todo el mundo ha visto que EEUU ha violado un acuerdo internacional sobre el mismo asunto del que ahora vamos a volver a hablar. Imaginen con qué experiencia arrancamos esta nueva etapa de negociación.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?