Varios miembros de una familia son los responsables de los tres atentados en iglesias en Indonesia

  • Al menos 11 personas han muerto y 40 han resultado heridas
  • El Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del ataque

Los bomberos apagan un fuego en la puerta de una iglesia de Indonesia. / ()

Al menos 11 personas han muerto y 40 han resultado heridas en tres atentados con explosivos en iglesias en las ciudad de Surabaya en el peor atentado en Indonesia contra centros religiosos cristianos desde el 2000.

Una familia podría estar detrás de este ataque, según informa el jefe de policía Tito Karnavian, ya que una madre se suicidó junto con dos niños en una iglesia, mientras que el padre y tres hijos atacaron a otros dos. Además, el Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad del ataque según informa la agencia de noticias Amaq, sin proporcionar ninguna prueba.

Los ataques tuvieron lugar de forma sucesiva esta mañana en la misa del domingo en una iglesia protestante, una católica y otra pentecostal en la segunda mayor ciudad del país asiático, en el noreste de la mayoritariamente musulmana isla de Java.

El portavoz de la policía de la provincia de Java Oriental, Frans Barung Mengera, indicó a Efe que las autoridades continúan investigando la identidad de los autores, aunque fuentes policiales creen que pertenecen al grupo yihadista afín al Estado Islámico, Jemaah Ansharut Daulah (JAD).

El director de la Agencia de Inteligencia del Estado, Wawan Hadi Purwanto, mencionó en el canal MetroTV las siglas JAD y lo denominó el "viejo grupo", en referencia a que es el más activo en los últimos años.

La primera de las explosiones tuvo lugar en la iglesia católica Santa María, donde murieron al menos cuatro personas incluido el autor del ataque. Imágenes de una cámara de seguridad compartidas en las redes sociales muestran a un conductor en motocicleta que se adentra en la iglesia de Santa María e instantes después una nube de humo sale de la entrada del edificio.

A continuación hubo explosiones en la iglesia protestante de la calle Diponegoro, donde murieron dos personas, y después en la iglesia pentecostal de la calle Arjuno, donde hubo otras dos víctimas mortales.

La novena víctima falleció al llegar a un hospital de la ciudad indonesia mientras que las autoridades no han precisado dónde murieron las otras dos personas. Además el equipo de desactivación de artefactos explosivos de la Policía Nacional neutralizó una bomba en el exterior de la iglesia en Diponegoro.

El suceso tiene lugar después de que el martes pasado un grupo de prisioneros matase a cinco policías durante un motín con rehenes en una prisión de máxima seguridad al sur de Yakarta que duró cerca de 36 horas y en el que murió también uno de los reos, un convicto terrorista.

Es el peor ataque de este tipo en el archipiélago asiático desde que una serie de atentados con bomba en la Nochebuena del 2000 en varias ciudades terminasen con la vida de 18 personas e hiriesen a cerca de 100. El país asiático ha sufrido varios ataques yihadistas, entre ellos el perpetrado en la turística isla de Bali en 2002, que causó 202 muertos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?