¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La polémica medida para controlar el consumo de pornografía

Los usuarios de este tipo de servicios denuncian falta de privacidad

La medida para controlar el consumo de pornografía. /

El pasado mes de febrero, Reino Unido aprobaba su nueva Ley de Economía Digital. Una nueva legislación que exigirá, entre otras cosas, que los visitantes de sitios web para adultos demuestren que son mayores de edad antes de acceder a la plataforma. Sin embargo, la logística sobre cómo verificar la edad de los usuarios está resultando ser más complicada de lo que se pensaba.

Entre otras cosas, todas aquellas personas que accedan a plataformas como PornHub, YouPorn o Brazzers, algunos de los sitios web pornográficos más populares del momento, deberán dar su nombre, su número de móvil, su dirección y su fecha de nacimiento en cada una de las páginas web. Mientras tanto, estas páginas web tendrán que enviar esos datos al gobierno inglés, que verificará la mayoría de edad de los usuarios.

De las tarjetas de crédito a los 'pases porno'

La propuesta inicial pasaba porque la mayoría de sitios pornográficos verifiquen las edades de los usuarios a través de tarjetas de crédito. Sin embargo, alrededor del 40% de los británicos no dispone de una. Por esa misma razón, el departamento gubernamental responsable de hacer cumplir esta ley, la Junta Británica de Censura Cinematográfica (BBFC) ha propuesto un nuevo y polémico método de verificación de la edad.

Según recoge The Telegraph, el BBFC pretende que los adultos compren un 'pase porno', que saldrá a la venta por 10 libras (unos 12 euros). Se trata de una tarjeta, que se puede adquirir tanto en quioscos como a través de Internet, que se utilizará para validar online el acceso a contenido erótico en todo Reino Unido. Un pase que deberá ser mostrado cada vez que el usuario quiera acceder a un contenido de pago.

El usuario deberá verificar su perfil

Este 'pase porno' estará compuesto de un código de 16 dígitos, que se utilizará para validar online el acceso al contenido erótico en todo Reino Unido. Por lo tanto, todas aquellas personas que cuenten con uno de estos pases, tan solo tendrán que acceder a la plataforma e introducir el código en cuestión. A continuación, podrán acceder a cualquier contenido e incluso realizar compras en el mismo gracias a su cuenta AgeID.

La ley, que se pondrá en marcha de cara a final de año, propone que aquellos sitios que no identifiquen a los usuarios de forma correcta podrían ser sancionados con multas de hasta 250.000 libras. Una ley que no ha sentado del todo bien a un gran número de habitantes, quienes consideran que supone un grave golpe contra la privacidad en Internet.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?