¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Gobierno espera que Albert Rivera sea "tan patriota como electoralista"

  • Rajoy no quiere que los suyos hagan declaraciones que puedan romper el bloque constitucionalista o provocar a los independentistas
  • Sin embargo dentro del Ejecutivo creen que Torra vendrá “con ganas de dar el espectáculo” a la Moncloa y piensan que el líder de Ciudadanos “se ha radicalizado”
  • “Hagan lo que hagan los soberanistas, nosotros no nos vamos a cansar”, afirman los asesores del jefe del Ejecutivo

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados / ()

 “No haré ni diré nada que dificulte la unidad con el señor Albert Rivera o con algún otro dirigente político de mi país”. Eso dijo este martes Mariano Rajoy en su rueda de prensa en Sofía junto al primer ministro de la República de Bulgaria, Boyko Borissov.

El presidente quiere medir muy bien sus palabras para no romper el consenso del bloque constitucionalista y también para no provocar a los independentistas. Esa es la posición oficial y lo que, además, ha pedido a los suyos que hagan. El equipo de Rajoy piensa que la unidad “daña” a los soberanistas mientras que la división, “les da alas”.

Por eso, sólo en privado, sus colaboradores se atreven a valorar la situación. Aseguran que Rajoy recibirá a Quim Torra para dialogar “dentro de la ley”. Aunque hay quien teme que el nuevo president acuda a la reunión “con ganas de dar el espectáculo”.

Algunos dirigentes populares piensan que querrá activar de nuevo el procés y, tras encontrarse con la negativa de Rajoy, convocará elecciones en Cataluña para el próximo otoño. De todos modos, cruzan los dedos para que en las próximas semanas nada se tuerza con la idea de no tener que volver a aplicar el 155 corriendo y poder así contar con el voto del PNV a los Presupuestos.

 Además, el BOE ya ha publicado el decreto de nombramiento de Torra y los colaboradores del presidente aseguran que habrían reaccionado si hubiesen visto “alguna ilegalidad”. Pero hacen hincapié en que hasta este momento “todo son palabras”. “¿Cuántos discursos se los lleva el viento?”, comentan. Cuentan que siempre que han detectado una irregularidad han acudido a los tribunales. “Hagan lo que hagan, nosotros no nos vamos a cansar”, afirman los asesores de Rajoy. Les parece que la postura de Torra puede ser “fachada” pero si no es así “el 155 está ahí para actuar”.

Reunión con Rivera

En cuanto a la relación con Rivera, prevista para mañana jueves, los que rodean a Rajoy no son tan diplomáticos como él. “Si fuera tan patriota como electoralista, todo sería coser y cantar”, opinan. Para los conservadores en política hay dos formas de afrontar los problemas: se pueden tratar de solucionar “o aprovecharse de ellos”. Consideran que al líder de Ciudadanos le puede salir rentable a la primera o a la segunda “pero a la tercera eso ya no cuela”.

También sostienen que la formación naranja “se ha radicalizado”. “Tanto, que ha dejado al PP en una posición más centrada”, defienden. Creen que falta mucho para los comicios y que las encuestas solo generan un clima de opinión. Aunque se muestran convencidos de que “conforme se acerquen las elecciones se verá que el voto útil es para el Partido Popular”. Además, cuentan que ahora sus cargos están gobernando y no pensando en estrategias de campaña pero hablan de un momento en el que las tornas cambiarán y se pasará “a la ofensiva”.

De lo que tienen ninguna queja es de la relación con Pedro Sánchez. Resaltan que en este asunto ha colaborado desde el principio aunque tiene sus diferencias con Rajoy. Le ven “muy responsable” a la hora de hablar de España. Comentan que el presidente quería “reforzar” con él el acuerdo y no hubo ningún impedimento. Para la Moncloa la colaboración es buena, así como la que mantiene la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, con el líder del PSC, Miquel Iceta.

Intervención económica en Cataluña

Por otro lado, en la Moncloa aclaran el tema de la intervención económica en Cataluña. El Gobierno controlará los gastos de la Generalitat mensualmente, pero ésta podrá manejar sus Presupuestos y por eso les parece que ayer Torra y Puigdemont se recrearon en “una escenificación”. Desde la Moncloa, eso sí, insisten en que estarán “muy vigilantes”. Recuerdan el momento en que se recurrieron las cuentas porque había una partida para el referéndum. Explican que eso ha sentado un precedente que se puede repetir si los grupos políticos detectan algo similar.

Además, esta noche Rajoy acudirá a una cena de trabajo con los miembros del Consejo Europeo. Mañana se celebra la Cumbre de los Balcanes pero el presidente no participará porque está Kosovo y no quiere reconocer la independencia unilateral de este territorio con su presidencia. En el encuentro oficial de hoy se debatirá, entre otras cosas, la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear con Irán. Algo que el jefe del Ejecutivo ya ha calificado de “mala noticia” mientras los suyos destacan que es una “gran preocupación para la seguridad de la región”.

Antes de la cita con los jefes de Estado o de Gobierno, Rajoy ha salido a primera hora de hoy a hacer algo de deporte. Después se ha reunido con el presidente del PP europeo, Manfred Weber, y ha encontrado un hueco para el turismo, con su visita la catedral de Alexander Nevski en Sofía.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?