Llull y Doncic aúpan al Madrid a la final de la Euroliga

Entre el esloveno (16) y el balear (16) anotaron 32 de los 92 puntos de los blancos

Sergio Llull festeja una canasta ante el CSKA de Moscú / ()

El Real Madrid se impuso al CSKA de Moscú en la segunda semifinal de la Final Four de Belgrado (83-92) y jugará la final ante el vigente campeón, el Fenerbahçe. El conjunto de Pablo Laso buscará su décimo título continental este domingo.

El conjunto ruso salió con un ritmo endiablado que complicó mucho al Real Madrid en los primeros compases. La conexión Chacho-Higgins fue vital para que el cuadro de Itoudis mandase en los primeros minutos del partido. El ex del Real Madrid dirigía los ataques y el americano se mostró muy acertado en el primer cuarto (12 puntos).

No lo veía nada claro Pablo Laso tras ese primer parcial (30-20). Sin embargo la reacción de sus pupilos al comienzo del segundo cuarto le hico cambiar mucho el gesto. En apeas dos minutos el Real Madrid le hizo un parcial de 17-4 para ponerse por delante en el partido. Festival de triples de los blancos liderados por Llull y Carroll, ambos con dos lanzamientos exteriores anotados.

Tras varios tiempos muertos de Itoudis, CSKA recobró el ritmo por medio de un ispirado Clyburn y mantuvo el tipo ante el Real Madrid. En los blancos, Doncic, fue sumando poco a poco y terminó con 10 puntos al descanso. Todo se decidiría en la segunda parte, pues el resultado al descanso era de 46-47 favorable al conjunto español.

Tras el paso por vestuarios, el Madrid, con un gran nivel de Doncic y de Ayón, logró mantenerse por encima de los rusos siempre con una diferencia que oscilaba entre los cuatro y los ocho puntos. Sólo los errores del tiro libre por parte de los blancos mantenían en el choque al CSKA.

Llegaba el encuentro al cuarto decisivo y el Madrid lo comenzaba con 7 puntos de diferencia (63-56) y, aunque el cuadro moscovita empezó enchufado y se colocó a tres puntos, un gran parcial madridista liderado por Sergio Llull puso a los blancos 12 arriba a 7 minutos y medio (73-61).

Los jugadores del Madrid sabían que lo tenían en la mano y que necesitaban cometer muy pocos errores para estar en la final. Sin embargo CSKA no había dicho su última palabra y con un esfuerzo titánico logró reducir la diferencia hasta los cuatro puntos (75-71) a cuatro minutos y medio del final. Tocaba sufrir y mucho al conjunto de Florentino Pérez.

Pero como siempre apareció de nuevo Sergio Llull para anotar otra de sus mandarinas y dar aire a un Madrid que veía que poco a poco le estaban remontando el partido. Ese triple fue decisivo pues el cuadro de Pablo Laso se reactivó y logró aumentar la distancia en el marcador a ocho puntos (73-81).

En los minutos finales el Madrid no estuvo acertado en el tiro pero entre Ayón y Rudy cogieron varios rebotes ofensivos que resultaron fundamentales para que el Real Madrid no sufriera en exceso en el tramo final del encuentro y se llevase la victoria para meterse en la gran final.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?