Últimas noticias Hemeroteca

El Roto: "Cuando vi por primera vez a Puigdemont me vino a la cabeza un payaso"

El Roto publica 'Contra muros y banderas', una recopilación de viñetas de los dos últimos años contra la fragmentación y la voluntad de enfrentamiento que encarnan los nacionalismos

Un libro modesto y barato, continuación de la serie de pequeños libros que inició con Viñetas para una crisis, para tener en cuenta en estos momentos de confusión que vivimos, con portada inspirada en Riña de gatos de Goya, referente indiscutible de la sátira, según Andrés Rábago. El Roto nos invita a reflexionar en Contra muros y banderas, publicado por Reservoir Books. Con él hablamos de Cataluña, de la moción de censura contra Mariano Rajoy, de nacionalismos absurdos, de libertad de prensa y de la posición de la izquierda.

Cataluña, Puigdemont, el circo y los payasos

Lo primero en aclarar es que no es un libro que trate sólo de Cataluña. "Es aplicable a otros países que hayan tenido situaciones similares. Es un libro contra la fragmentación, contra la voluntad de enfrentamiento de unos contra otros". "El nacionalismo tapa lo propio, tapa sus propias deficiencias y busca un enemigo exterior dentro del propio país. Nos quiere convertir en extranjeros dentro de nuestro propio país. Eso es una agresión y como tal debe ser expuesta".

El autor recuerda la primera vez que vió a Puigdemont. "Hay elementos que son anecdóticos pero que tienen su calado. La primera vez que vi a Puigdemont inmediatamente me vino a la cabeza un payaso, sobre todo por el pelo, sólo le faltaba la nariz. Hay algo en el trasfondo de todo lo que está pasando de circense, de juego de circo. Por desgracia todo es mucho más grave pero hay un elemento de payasada en toda esta historia. Es un problema de largo alcance".

La izquierda, la falta de referentes, los nuevos partidos

"La izquierda es internacionalista. Una izquierda nacionalista es un contrasentido. Por eso no entiendo que la izquierda no se haya posicionado claramente hasta hace muy poco tiempo hacia este discurso excluyente. Entiendo quien haya podido sentirse defraudado al entender que los nacionalismos son algo de futuro y no contemplarlo como algo de pasado. Creo que la izquierda arrastra muchos lastres de su procedencia antifranquista que hizo de la nación un monstruo de seis cabezas. Es un contrasentido que arrastra y creo que ya es el momento de que la izquierda se ponga pantalones más largos de los que ha llevado hasta ahora".

"Uno de los problemas de la izquierda es el cainismo: la lucha contra lo más próximo olvidando lo más lejano. Entiendo que en política hay que aunar esfuerzos y no fragmentarlos y no parece que ésa sea la idea dominante. Muchos que nos sentimos de izquierda no hemos tenido referentes alentadores. Creo que en ese aspecto la izquierda ha defraudado, por eso han surgido partidos nuevos que también han podido decepcionar". "Ha habido cosas que han estado bien, aunque no soy capaz de identificarlas. Y las que han estado mal las achaco a la juventud o la falta de miras o porque tampoco han tenido los líderes adecuados".

Compromiso ciudadano

"La salida digna de España no puede estar a la expectativa de lo que puedan hacer unos u otros partidos políticos. La salida digna la tienen que fijar los ciudadanos. No es una cuestión de política momentánea sino una posición de dignidad nacional que a cada uno como ciudadanos nos compete, nos obliga y que no podemos delegar en personas ajenas. Cada uno somos responsables. Es muy importante la responsabilidad individual. No estamos para hacer gran política pero sí para que nuestro entorno pueda ser más culto, más educado, más coherente. Es como una mancha de aceite que se va extendiendo. Si cada uno de nosotros damos ejemplo de dignidad y de responsabilidad, eso puede llegar a prender en otros y establecerse como una posición de vida".

Libertad de prensa

"Mi único pacto es la libertad de elección de tema y de posición. Pero si tu posición es muy diferente al periódico para el que trabajas el tiempo de recorrido no es muy largo. Es como lo que ha pasado con Gregorio Morán, al que yo leía mucho, que desaparece de La Vanguardia. Es una pérdida muy importante. Su posición era muy crítica con lo que estaba pasando en Cataluña y fue fulminado. El poder contar con libertad a la hora de hacer el trabajo es un requisito básico".

"Es verdad que hay otras formas de trabajar, como un apéndice de la redacción. Hay medios anglosajones que los dibujantes están al servicio del consejo editorial. De hecho tienen que presentar el esquema de dibujo antes de publicarlo. Y el director o redactor jefe decide. Es decir, que la libertad no está garantizada pero creo que es imprescindible para hacer algo que merezca la pena".

El Roto nos avanza próximo trabajo sobre la figura de Goya, a quien homenajea en la portada del libro, y anota en su libreta la idea de su próxima viñeta: "Con las ruinas de los muros construiremos puentes".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?