El Supremo estudia el procesamiento por rebelión de la cúpula independentista

La sala de apelaciones estudia los recursos contra el procesamiento, en el caso de algunos por rebelión: la combinación del procesamiento firme por este delito y el encarcelamiento podría desembocar en la inhabilitación política de varios de ellos

Carles Puigdemont en una imagen de archivo / ()

Este miércoles el Tribunal Supremo decide si da el paso definitivo para inhabilitar a los políticos catalanes encarcelados por el procés independentista. Los tres magistrados de la sala de apelaciones estudian los recursos presentados contra el auto de procesamiento del juez Pablo Llarena: la combinación de un procesamiento firme por rebelión y el encarcelamiento preventivo puede desembocar en la inhabilitación política de cinco diputados de JxCat y ERC.

Es el caso de cinco de los imputados que han recurrido en apelación su procesamiento por rebelión y que ostentan condición de diputados en el Parlament de Catalunya desde las prisiones de Estremera y Soto del Real: Oriol Junqueras, Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva y Jordi Sànchez. Una combinación que, según la interpretación que el propio Llarena ha hecho del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim), llevaría a su suspensión cautelar de sus funciones políticas.

Para esto la sala de apelaciones tendría que confirmar su procesamiento, mientras el debate sigue abierto sobre cómo afectaría esta decisión a huidos como Carles Puigdemont: si su situación de fuga bajo orden de prisión equivale al encarcelamiento preventivo que exige ese artículo de la LeCrim. Esto afectaría también al expresident y a los exconsellers Toni Comín y Clara Ponsatí.

Ninguno de los encarcelados recurrentes acudirán al Tribunal Supremo a defender sus posiciones frente a los tres jueces de la sala de apelaciones: Turull, Rull y Sànchez lo habían solicitado y la respuesta negativa de los magistrados ha llegado al no considerar "preceptiva su presencia en la vista de esta apelación contra el auto de procesamiento".

Pleno de confirmaciones

Los procesados y sus defensas tienen este miércoles una tarea complicada: convencer a la sala de apelaciones del Tribunal Supremo, que hasta ahora ha avalado todas y cada una de las decisiones tomadas por el juez Llarena, entre ellas la de acusarles de un delito de rebelión. El magistrado confirmó su propia decisión en reforma a principios del mes pasado, asegurando que "concurre el requisito de violencia en el delito de rebelión" y también que "los datos de Hacienda coinciden con los indicios de delito de malversación".

Rull y Turull en una imagen de archivo / Silvia Jardi (ACN)

Hasta el momento, la sala de apelaciones - compuesta por Alberto Jorge, Francisco Monterde y Miguel Colmenero - siempre ha confirmado las decisiones tomadas por Llarena, también cuando Monterde ha sido temporalmente sustituido por Vicente Magro. Desde las órdenes de prisión hasta las acusaciones por rebelión, pasando por las negativas a poder acudir al Parlament para ser investidos president de Jordi Sànchez y Jordi Turull.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?