Acuerdo para limitar el precio de las llamadas y los mensajes en toda la UE

El acuerdo provisional deberá ser validado por el Parlamento Europeo, por el Consejo y por la Comisión Europea

Una mujer utilizando el teléfono móvil. /

En 2007, año en el que la Comisión Europea decidía regular por primera vez el precio de la itinerancia a nivel europeo, hacer una llamada costaba 49 céntimos el minuto y el precio por recibirla ascendía hasta los 24 céntimos por cada minuto empleado. Mientras tanto, cada SMS enviado tenía un coste de 11 céntimos. Habría que esperar hasta 2012 para que la organización regulara la cuota de Internet en roaming, que se establecería, en un primer momento, a 70 céntimos por mega consumido. Un precio muy alto por hablar desde el extranjero.

Desde entonces, la Unión Europea ha ido imponiendo reducciones de precios tanto de las llamadas como de los SMS y la tarifa de datos. En febrero de 2017, tras más de una década de trabajo, la comunidad acordaba el fin definitivo para el 'roaming'. Un fin, que se materializó en junio, que provocó que los ciudadanos de la Unión Europea pudieran llamar a cualquier país o navegar por Internet desde el extranjero sin coste adicional.

La Unión Europea acuerda establecer un límite  del coste de llamadas y textos

Con el objetivo de facilitar la comunicación entre los habitantes de la Unión Europea, los representantes del Parlamento Europeo y el Consejo de la UE han acordado, tal y como recoge The Independent, limitar el precio de las llamadas de un país de la Unión Europeo a otro.

Tras un encuentro que terminó a las dos de la madrugada, según la agencia de noticias Reuters, ambas partes llegaron a un acuerdo provisional mediante el que las llamadas tendrán un precio tope de 19 céntimos de euro por minuto. Mientras tanto, los mensajes de texto no podrán costar más de seis céntimos de euros cada uno.

Un coste medio de 60 céntimos por minuto

Un acuerdo que llega tras la denuncia del Parlamento Europeo, que argumentó que los precios eran desproporcionadamente altos en varios países de la UE. Según un informe publicado recientemente por la Organización Europea del Consumidor, el coste medio por llamar a otros países se establece en 60 céntimos de euro. Por lo tanto, este límite provocaría que llamar a cualquier país de la Unión Europea fuera mucho más barato que hasta la fecha.

El acuerdo, de carácter provisional, deberá ser validado ahora por el Parlamento Europeo, por el Consejo y por la Comisión Europea. Mientras tanto, todas aquellas personas que deseen llamar mucho más barato por teléfono móvil cuando se encuentren en el extranjero podrán recurrir a plataformas como WhatsApp o Skype.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?