¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

La muerte de Anthony Bourdain deja huérfano al mundo de la cocina

Grandes cocineros y periodistas lamentan la pérdida de una de las figuras más influyentes de la gastronomía internacional

Encuentran el cadáver del famoso chef Anthony Bourdain a los 61 años. / ATLAS

La muerte de Anthony Bourdain —un suicidio, según la CNN— deja huérfano al mundo de la cocina. El chef de Nueva York, conocido internacionalmente gracias a su autobiografía Confesiones de un chef, en la que narraba el mundo de la hostelería desde dentro, con mucha pasión, pero también con muchos excesos, había tenido una notable carrera como cocinero, pero será recordado, sobre todo, por su papel como divulgador en varios programas de televisión.

Nadie más ha sido capaz de sentar a un todopoderoso presidente de EE UU en un taburete de plástico para disfrutar de comida vietnamita en un restaurante humilde de un barrio popular de Hanoi. Pero Bourdain lo consiguió con Barack Obama para su programa Parts Unkown, producido por la CNN desde 2013 y en el que trabajaba, según ha informado la cadena, hasta que su colega Eric Ripert le ha encontrado muerto esta mañana en un hotel de Francia. Tenía 61 años y mantenía una relación sentimental con Asia Argento, la actriz que recientemente denunció haber sido violada por Harvey Weinstein en el Festival de Cannes de 1997.

El cocinero español José Andrés ha publicado este emotivo mensaje de despedida en Twitter: "Amigo mío... Sé que estás en un barco, rumbo a algún lugar maravilloso. Aún tenías tantos sitios que mostrarnos, susurrándole a nuestras almas las grandes posibilidades que hay más allá de lo que podemos ver con nuestros ojos. Solo veías belleza en la gente. Siempre viajarás a mi lado".

También han mostrado su tristeza en Twitter cocineros tan mediáticos como el inglés Jamie Oliver ("rompió el molde e impulsó el conocimiento gastronómico"), el escocés Gordon Ramsay ("metió el mundo en nuestras casas"), el danés René Redzepi o el peruano Gastón Acurio ("ha partido un amigo del Perú"), entre otros.

El cocinero vasco David de Jorge le conoció hace años en San Sebastián, durante la grabación de un programa de cocina, y recuerda que Bourdain apareció "como una estrella del rock", rodeado de cámaras y multitud de asistentes. Pero mucho antes le había leído, quedando impresionado: "¡Era un escritor de la hostia! Me ponía los pelos como escarpias porque cuenta cosas de la profesión que yo, a otra escala, también he vivido. Tiene una prosa muy agresiva. Él vivió los bajos fondos de los restaurantes de Nueva York, con todos esos heroinómanos y las putadas que se hacían entre las brigadas de mexicanos y filipinos en los restaurantes... Pero también el amor por el oficio. ¡Siempre le he seguido! Su muerte es una pena".

En una entrevista concedida a la Cadena SER, el cocinero vasco Víctor Arguinzoniz, chef del Asador Etxebarri (considera como el sexto mejor restaurante del mundo por 50 Best), reconocía que el hecho de haber aparecido en el programa de Anthony Bourdain había supuesto un antes y un después en lo que a clientela se refiere.

Pero no fue el único beneficiado por la curiosidad del cocinero estadounidense. En el espacio de viajes No Reservations, emitido por Travel Channel entre 2005 y 2012, Bourdain le dedicó un programa completo a Ferran Adrià y tres más a la gastronomía de Madrid, el País Vasco y Cataluña. Y con Parts Unknown también produjo sendos monográficos sobre Andalucía y San Sebastián.

Minutos después de conocer la noticia, su compatriota Marti Buckley, escritora especializada en gastronomía, recuerda que la primera vez que le leyó, mucho antes de que la cocina se pusiera de moda, "fue como una mirada a un mundo que quería experimentar". Para la autora, afincada en San Sebastián, Bourdain era una fuente de inspiración y también un tipo "muy cool" y "muy autético"

La periodista y novelista Yanet Acosta cree que Anthony Bourdain ha sido "el gran divulgador de la cocina y de la gastronomía mundial en todo el mundo", lo cual ha supuesto "la última revolución del periodismo gastronómico". Pero más allá de su obra audiovisual, la autora de El chef ha muerto asegura que le echaremos de menos "porque su sentido del humor y su sentido crítico no son nada habituales".

En declaraciones a la Cadena SER, el cocinero Javier Estévez, chef de La Tasquería, ha explicado que la muerte de Bourdain "es una pena porque aún tenía que dar mucha guerra" y, en todo caso, le reconoce que "ha aportado muchísimo y que, además, tenía ese punto canalla y rebelde que ha revolucionado la gastronomía".

Pero Bourdain, un personaje a menudo polémico y provocador, no caía bien a todo el mundo. César Martín, chef del restaurante madrileño Lakasa, asegura que el Bourdain cocinero no le había llamado la atención, que su libro le pareció "regulero" y que, además, expresaba una forma de vivir la cocina que él no comparte: "Seguro que era un tío cojonudo y divertido, pero creo en los hosteleros, no en los vividores de la profesión".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?