¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Esclavos nepalíes construyen el mundial de Qatar

Esta situación de esclavitud la viene denunciando desde hace años Amnistía Internacional. Los Nobel de la Paz Lech Walesa y Rigoberta Menchú se han sumado a una campaña para visibilizar la falta de derechos humanos y laborales de los migrantes que trabajan en las infraestucturas del mundial. Todos reclaman a la FIFA que no mire hacia otro lado

¿Qué tipo de esclavitud están denunciando? Le preguntamos a Guillermo Whpei, Presidente de la Fundación para la Democracia Internacional. Este empresario argentino, que no hace mucho presentó el informe de la situación en Qatar al Papa Francisco, nos cuenta que quienes construyen las infraestructuras del mundial son migrantes, la inmensa mayoría nepalíes, y que durante mucho tiempo lo habitual era que quien les contrataba les retuviera el pasaporte para impedirles regresar a su país o incluso cambiar de trabajo sin su permiso. Es lo que se conoce como la “Kafala”, un sistema empleado para retener a los migrantes que se ocupan de las tareas domésticas y la construcción. Si hablamos de las condiciones laborales hay que hablar de largas jornadas, entre 16 y 18 horas todos los días de la semana, sin descanso, además, deben soportar temperaturas que fácilmente alcanzan los 50 grados. No son mejores las condiciones de las viviendas que les proporcionan sus patronos, son habitáculos donde se hacinan sin las mínimas condiciones higiénicas.

Amnistía Internacional lleva años denunciando esta situación y aportando testimonios. Según los datos que ha recogido esta organización, hasta el momento ha habido al menos 2000 muertos en la construcción de las infraestructuras del mundial de Qatar y las obras aún no han finalizado por lo que la cifra sigue aumentando. Todas las instituciones que intentan cambiar esta situación ha hecho un llamamiento a la FIFA pero la Federación Internacional de Fútbol se limita a decir que ellos nada tienen que ver con las condiciones laborales de esos trabajadores o bien han dado la callada por respuesta.

En Madrid, dos premios Nobel de la Paz se han sumado a la Fundación para la Democracia Internacional en estas denuncias. El polaco Lech Walesa ha reconocido que no era consciente de las condiciones en las que se está construyendo el mundial de Qatar. Tras conocer los testimonios recopilados se ha sumado a las denuncias y lamenta que el dinero sea la principal razón para decidir dónde se celebran acontecimientos de estas características.

La también Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, ha recordado que el mundial de 2022 ya nació rodeado de rumores sobre corrupción y que le indigna especialmente que se vincule el deporte con la explotación de seres humanos. Menchú ha pedido a la Fifa que no mire hacia otro lado ni eluda asumir sus responsabilidades.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?