¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Médicos Sin Fronteras agradece el gesto a España pero avisa de que no pueden navegar durante tres días a Valencia

El doctor David Beversluis, a bordo del Aquarius, explica la situación en declaraciones que ha hecho llegar 'Médicos Sin Fronteras' a la Cadena SER

Amanecer desde el puente de mando del barco "Aquarius" de la ONG francesa SOS Méditerranée en una foto de archivo tomada durante una misión de rescate de inmigrantes frente a las costas de Libia / ()

La embarcación 'Aquarius' sigue parada entre las aguas de Italia y Malta horas después del anuncio de que España anuciara que permitirá atracar en el puerto de Valencia al 'Aquarius' y a las 629 personas que están a bordo.

La organización agradece el gesto al Gobierno español y sigue a la espera de instrucciones. Desde MSF aseguran que un viaje de tres días a Valencia con un barco que supera la capacidad máxima sería inseguro para sus ocupantes y solicita el desembarco inmediato por la situación de algunos migrantes.

En la embarcación se encuentra el doctor David Beversluis, que ha comentado a la SER cómo es la situación en el barco. "Actualmente estamos esperando que nos llegue más comida desde Malta, aunque no sabemos exactamente cómo nos va a llegar. Seguimos esperando todavía a que nos indiquen un puerto seguro al que dirigirnos, pero no sabemos todavía dónde vamos a ir", dice David Beversluis.

La situación médica es estable pero existe riesgo de empeorar en las próximas horas. La mayoría de los rescatados a bordo tienen síntomas generalizados de fatiga y deshidratación, dolores musculares o mareo. Si siguen en estas condiciones con estrés y hacinamiento durante mucho más tiempo puede complicarse la situación.

En la embarcación hay seis mujeres embarazadas a bordo en buenas condiciones por el momento y varios pacientes críticos con hipotermia y síntomas de ahogamiento se han podido recuperar pero continúan siendo monitorizados ante posibles complicaciones. Además, hay 21 pacientes con quemaduras químicas, por la reacción inflamatoria a la mezcla de agua salada y combustible en el fondo de los botes de goma durante muchas horas. De momento siguen estables pero necesitan cuidados continuos de las heridas. Sí hay varios casos graves de ortopedia con lesiones, algunos es probable que necesiten operaciones.

Hay comida para este lunes, pero no suficiente para mañana. Necesitamos un puerto seguro, si no, hay riesgo de que hayan muchos más pacientes graves”, concluye.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?