Crean un material para obtener agua del aire en el desierto

La recolectora del agua funciona a temperatura ambiente con luz solar y sin energía adicional

El equipo de investigadores muestra cómo funciona la cosechadora. / Universidad de Berkeley

Un grupo de investigadores de la Universidad de Berkeley (Estados Unidos) ha desarrollado recientemente una recolectora que permite obtener agua del aire en el desierto. Todo ello a partir de un nuevo material metalorgánico (MOF-801), fabricado a partir de circonio metálico, que podría cosechar unos 200 mililitros de agua por cada kilogramo de este material empleado en la recolectora.

A través de un estudio publicado en la página web de la universidad, los desarrolladores de esta recolectora han dado a conocer que su último invento funciona a temperatura ambiente con luz solar y sin energía adicional. Una recolectora, capaz de extraer agua potable a muy baja humedad, que supone un halo de esperanza para las zonas más desérticas del planeta gracias a su bajo coste.

La primera prueba de la recolectora

Esta estructura orgánica de metal, que se puede configurar para diferentes temperaturas y humedades, fue probada por primera vez en Scottsdale (Arizona), donde la humedad desciende desde un máximo del 40% en la noche hasta un 8% durante el día. Allí, el equipo de investigación instaló su nuevo prototipo de cosechadora en el patio trasero de una casa, que comenzó a succionar agua del aire sin otra potencia que la luz del sol.

A comienzos de este año, la cosechadora fue transportada al desierto, donde funcionó de manera similar. A pesar de que tan solo generó varias gotas de agua, la cosechadora demostró ser un producto ideal para aquellas personas que viven en zonas áridas y carentes de agua, tal y como asegura el inventor Omar Yaghi: "El desarrollo clave es que funciona a baja humedad, es ideal para las regiones áridas del mundo". 

El futuro de las cosechadoras de agua

Para poder extraer agua del aire, los investigadores incluyen diversos granos de MOF-801 sobre la superficie de la cosechadora (que esencialmente es una caja dentro de otra). A continuación, el material metalorgánico se encarga de absorber la humedad, que queda atrapada entre las dos cajas de plástico, y se condensa en el interior, como si de un invernadero se tratara.

De cara al futuro, Yaghi ha dado a conocer que ha desarrollado un nuevo MOF basado en el aluminio. Un nuevo elemento, conocido como MOF-303, que es 150 veces más económico que el MOF-801 y que es capaz de capturar el doble de agua en las pruebas de laboratorio. Gracias a ello, la nueva generación de cosechadoras podría producir más de 400 mililitros de agua por cada kilogramo de MOF. Un invento, que ya cuenta con varias ofertas para ser comercializado, que tiene como objetivo extraer agua de zonas áridas y carentes de agua.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?