Pedro Sánchez y el ministro más breve de la democracia

Ni una semana ha pasado desde que los miembros del Ejecutivo tomaron de posesión y el Presidente debe sustituir a su ministro de Cultura y Deporte. El gobierno de Sánchez bate varios récords: el más rápido en formarse, el que más mujeres tiene y la dimisión más rápida

El ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huertas, a su llegada al Palacio de la Moncloa para el primer y último Consejo de Ministros / ()

Los miembros del nuevo gobierno tomaron posesión hace menos de una semana. Los diecisiete ministros prometieron sus cargos ante el rey el jueves pasado y celebraron su primer consejo de ministros el viernes. Uno de ellos, el ministro de Cultura, Màxim Huerta, no estará este viernes en la segunda reunión del ejecutivo.

En los últimos días hemos asistido a la formación de gobierno más rápida de la democracia, la primera consecuencia de una moción de censura. Y ahora asistimos igualmente a la dimisión más veloz. El ritmo de los acontecimientos es vertiginoso en la Moncloa de Pedro Sánchez.

Después de que El Confidencial adelantara la noticia esta mañana, Huerta dio explicaciones a Sánchez y le aseguró que estaba al corriente de pago con Hacienda. A continuación ofreció explicaciones también en la Cadena SER y en Onda Cero. No daba muestras de tener intención de abandonar. Huerta calificaba lo ocurrido de “asunto cerrado” y hablaba de “regularización”, no de fraude. Aseguraba que el problema se derivó de “un cambio de criterio fiscal” por parte de Hacienda. También confesaba que no había explicado a Sánchez este conflicto con el fisco antes de su nombramiento “porque es una cuestión privada”, como lo definía en la antena de la SER.

A mediodía, el equipo de Sánchez aseguraba que el presidente estaba tranquilo y el ministro también, que el presidente había escuchado la explicaciones de Huerta, que estaba haciendo gala de su “temple” y no se planteaba cesarlo.

Sánchez, presionado por su propia hemeroteca

Pero la presión iba en aumento. Las redes sociales recuperaban fragmentos de discursos, de entrevistas o tuits de Pedro Sánchez refiriéndose a casos similares al de Huerta que afectaron en algún momento a la oposición.

Uno de los momentos más recordados, es una entrevista en Telecinco en 2015 en la que el actual Presidente, entonces en la oposición, en referencia al caso de Juan Carlos Monedero afirmó: “Si tengo en la Ejecutiva de mi partido, en mi dirección a un responsable político que crea una sociedad interpuesta para pagar la mitad de impuestos que le toca pagar, esa persona al día siguiente estaría fuera de mi Ejecutiva”.

Sánchez, también presionado por sus socios

También la oposición aumentaba la presión reclamando la dimisión del ministro de Cultura. Incluso lo hacían algunos de los partidos que ayudaron a Pedro Sánchez a llegar a la Moncloa apoyando, hace menos de dos semanas, su moción de censura contra Mariano Rajoy.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias advertía ante los medios en el Congreso de los Diputados: "No vamos a alentar comportamientos que recuerden al PP, si Màxim Huerta trató de defraudar a Hacienda tiene que dimitir inmediatamente y si no Pedro Sánchez le tiene que destituir".

También el diputado de Nueva Canarias Pedro Quevedo, que respaldó la moción de censura, instaba a Sánchez a “tomar una decisión” para “prestigiar la vida pública” y la “actividad política”.

Desde el PP se sumaban a la petición de dimisión. “Con qué autoridad este Gobierno va a exigir a los españoles que paguen sus impuestos”, escribía el coordinador del PP, Fernando Martínez-Maíllo en Twitter.

El desarrollo de los acontecimientos ha sido tan sumamente acelerado que Pedro Sánchez deja ya varios récords para la historia: el gobierno que se ha formado más rápido (fruto de una moción de censura), el que tiene más ministras y el que ha traído al ministro más breve de la democracia. 

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?