"Mariano es del Pucela": el doble de Rajoy se cuela en Los Pajaritos

El parecido de un vigilante de seguridad con el líder del PP provoca cánticos entre la hinchada vallisoletana

El vigilante de seguridad junto a la hinchada del Real Valladolid. / YouTube

El pasado 1 de junio, el Congreso de los Diputados aprobaba la moción de censura contra el que fuera presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con 179 votos a favor, 169 en contra y 1 abstención. Una decisión, que fue posible gracias al apoyo de Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Compromìs, EHBildu y Nueva Canarias, que convertía a Pedro Sánchez en el séptimo presidente del Gobierno de la democracia.

Tras la aprobación de la moción, el líder del Partido Popular convocaba el Comité Ejecutivo Nacional de su partido. Un Comité, que se celebraría apenas unos días más tarde, en el que Mariano Rajoy comunicaba que dejaba la presidencia del partido y en el que anunciaba un congreso extraordinario para elegir al próximo líder de la formación azul.

'Mariano Rajoy' se cuela en Los Pajaritos

Desde que se despidiera de los suyos, el todavía líder del Partido Popular se ha mantenido en un segundo plano. Sin embargo, las cámaras le han captado durante la final de los 'playoffs' de ascenso a Primera. O bueno, a un vigilante de seguridad que se parece mucho a él.

Durante el partido que enfrentaba este miércoles a Numancia y Valladolid, que se saldó con la victoria de los segundos por cero goles a tres gracias los tantos de Kiko Olivas, Hervías y Óscar Plano, un vigilante de seguridad que se encontraba junto a los 414 seguidores blanquivioletas desplazados a Soria recibía cánticos de todo tipo por su gran parecido con el que fuera presidente del Gobierno.

"Mariano es del Pucela"

Tras los tres goles del equipo visitante, se desató la euforia entre los aficionados visitantes. Con un pie y medio en Primera División, los vallisoletanos comenzaron a ovacionar al guardia de seguridad, a quien le recordaron su gran parecido con Mariano Rajoy: "Es del Pucela, Mariano es del Pucela, es del Puceeeelaaaa". Mientras tanto, el guardia de seguridad, que no podía aguantar la risa, levantaba los pulgares al mismo tiempo que mantenía su pose de espaldas al terreno de juego.

Cuando terminó el partido, los cánticos hacia el guardia de seguridad continuaban. Entre otras cosas, los aficionados le pidieron que botara, al igual que lo hacía su alter ego en el balcón de la sede del partido en la calle Génova para festejar la victoria del Partido Popular en las elecciones: "¡Que bote Mariano, que bote Mariano!". Un cántico que fue secundado por el guardia, que no dudó en botar en varias ocasiones ante su público.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?