¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El juego aéreo coloca a Croacia como el primer líder del Grupo D

Los de Dalic vencen a Nigeria con goles de Etebo en propia puerta y de Modric de penalti, en una gran demostración de poderío a balón parado

Modric celebra su gol de penalti / ()

Croacia se ha impuesto a Nigeria en el primer partido mundialista de ambos y se coloca líder del Grupo D, después del empate de Argentina con Islandia. Ha vencido (2-0) sin disparar directamente a puerta de jugada corrida en todo el partido y mostrando un gran poderío a balón parado. Ambos goles vinieron de sendos saques de esquina: el primero de Etebo en propia puerta, tras prolongar Mandzukic y el segundo de penalti, materializado por Modric y cometido sobre el propio Mandzukic también en un córner.

Nigeria empezó bien, consiguiendo que el balón llegase rápido a las bandas donde tienen velocidad y desborde, sobre todo por la derecha con el ‘gunner’ Iwobi, pero Croacia se fue metiendo en el partido con un juego muy directo, usando continuamente sus referencias, Kramaric y en mayor medida Mandzukic, que dejó tres balones atrás en la primera parte por las que sus compañeros le deberían compensar con varias cenas. Así, Perisic tendría la primera en el 13’, pero su disparo se marcharía ligeramente arriba del larguero.

Poco más tarde, en el minuto 21 tendría lugar la jugada más polémica del partido: ataque de Nigeria que acaba con un codazo de Vida a Ighalo en la cara dentro del área, que el árbitro no apreció. A pesar de que el delantero tuvo que ser atendido, ya que estaba sangrando, el colegiado no pidió el VAR.

Once minutos más tarde llegaría el primero de Croacia, merced a un fantástico centro de Luka Modric de saque de esquina, que prolongaría con gran poderío Mandzukic e introduciría en su propia portería Etebo involuntariamente.

Kramaric, que junto a Mandzukic fue de los mejores jugadores croatas, remató rozando el larguero poco antes del descanso, después de un gran centro medido de Rakitic. Fue noticia la aparición del culé y resulta sorprendente que un equipo con un mediocentro formado por Modric y Rakitic no tenga más el balón, pero las posesiones cortas, el juego directo y sobre todo el balón parado le sirvieron a Croacia para sumar de tres en su debut en el Mundial.

Lo conseguiría por 2-0, ya que Modric no fallaba desde los once metros para marcar su primer gol en un Mundial: disparo abajo, fuerte y colocado a la derecha del portero. La acción fue un agarrón kamikaze del defensor William sobre Mandzukic a la salida de un córner. A buen seguro el seleccionador Dalic gustaría de que sus dos jugadores de mayor calidad, Modric y Rakitic, tuvieran más influencia en el juego, pero nadie puede dudar del peligro de esta selección, que presenta su candidatura a octavos con un arma de extremo calibre: el juego aéreo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?