Varapalo del Congreso a la Ley contra la Precariedad Laboral de Ciudadanos

Sólo los dos diputados de UPN se muestran favorables a tramitar la norma que buscaba unificar todos los contratos en uno único indefinido

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en la sesión del pleno del Congreso celebrada este martes en Madrid / ()

Uno a uno, casi la totalidad de los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados ha desmontado la Ley contra la Precariedad Laboral que Ciudadanos traía este martes para que el pleno de la Cámara Baja la admitiera a trámite. Pero la propuesta de Ley se va a quedar en eso, en una propuesta, porque la gran mayoría de los grupos ha decidido votar en contra su tramitación.

El encargado de defenderla ha sido el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, quien ha comenzado su intervención afeando al Congreso y al nuevo Gobierno de Pedro Sánchez que la lucha contra la precariedad laboral no sea "una prioridad". "¿Qué ha hecho el bipartidismo? Reformas, contrareformas y parches", ha asegurado Rivera quien ha puesto sobre la mesa "el cóctel letal" que supone que en España haya una cifra de paro del 18%, que afecte más a los jóvenes y que más de 6 millones de personas se encuentren en situación de precariedad laboral.

Hay tres elementos que componen su nueva propuesta: un contrato único, con el que se elimina el contrato temporal y solo se mantiene el de formación y el de sustitución de trabajadores y que contempla 20 días de indemnización por despido (33 días si es improcedente).

El segundo, una "nueva mochila de derechos", con la que el trabajador contará con más seguridad laboral en su puesto de trabajo; y, el tercero, consiste en un "bonus" a la estabilidad para las empresas, es decir, "las empresas que menos despidan pagarán menos a la Seguridad Social".

"No son fuegos artificiales, sino el primer problema de España", ha concluido Rivera en la tribuna donde ha pedido al resto de grupos dialogar para "al menos poder tramitar" esta norma.

Sin embargo, casi la totalidad de los grupos que han intervenido ha mostrado su rechazo al texto propuesto. Desde el PP, la diputada Carolina España, ha anunciado el voto negativo de su bancada porque ese contrato único es "un contrato temporal encubierto". Para España el contrato único que propone Rivera "es un bluf".

Desde el PSOE, el diputado Rafael Simancas, también ha anuncido el voto negativo a que se tramite la Ley de Ciudadanos porque "en esta proposición no hay ninguna solución" a la precariedad. Simancas ha reprochado a Rivera que hable del viejo bipartidismo cuando "no hay nada más viejo que el despido único", en referencia a la norma que se debatía este martes.

Una de las intervenciones más duras ha sido la del representante de Unidos-Podemos, Alberto Rodríguez, que echa de menos que en esta ley no haya, por ejemplo, "ni una sóla medida" para acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres. "Ustedes quieren convertir todos los contratos indefinidos en temporales", ha resumido Rodríguez.

El resto de grupos también ha mostrado su rechazo más o menos frontal, porque el responsable del PDeCat Carles Campuzano sí ha reconocido que le gusta la "mochila austriaca" de derechos para el trabajador, aunque renglón seguido ha criticado que la propuesta "abarata el despido".

Jesús Allí de UPN ha sido el único que en tribuna ha mostrado su apoyo a que la Ley de Ciudadanos pueda ser tramitada en el Congreso, algo que se ha quedado más en lo simbólico ya que sólo dispone de dos diputados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?