Mundial 2018

España allana el camino hacia los octavos

  • El equipo de Fernando Hierro gana por la mínima a un ultradefensivo Irán gracias a un gol de Diego Costa
  • El resultado le vale a España para liderar su grupo por el hecho de haber recibido una tarjeta amarilla menos que Portugal

Diego Costa celebra su gol a Irán. / ()

España empieza a ver más cerca los octavos de final. Lo hace después de ganar a una selección de Irán que le puso en serios apuros y pese a estar igualada en todo con Portugal en el grupo B, en el que los dos equipos de la Península tienen cuatro puntos. El juego limpio es lo que coloca a la Roja en el primer puesto a falta de su partido del lunes contra Marruecos, el único equipo de los cuatro que ya no tiene opciones de pasar de fase.

Dos cambios hizo Fernando Hierro respecto al primer partido ante Portugal. Carvajal ocupó su puesto en el lateral derecho con Lucas Vazquez por delante. El principal sacrificado, además de Nacho, fue el rojiblanco Koke. En principio, a España no le hacía falta tanto control -con Busquet, Iniesta y Silva debía sobrar- y podía ganar en ataque por las bandas.

El once de España, con Carvajal y Lucas como novedades. / Julio Muñoz (EFE)

El problema para la Roja es que Queiroz puso a todo su equipo a defender llegando a tener por delante del portero en muchos momentos una línea de seis jugadores. Y el resto, atentos a las ayudas. Por eso Irán solo se asomó al área española tímidamente en la primera mitad. Ese no era su plan. El objetivo era dejar sin espacios a los jugones de España.

A los de Hierro les costó mucho encontrar el camino hacia la portería de Beiranvad. De hecho, solo sumó dos ocasiones en toda la primera mitad. Ambas para David Silva. En la primera intentó un remate acrobático y la pelota se fue por encima del larguero de la portería de Irán. En la segunda, ya en la prolongación, probó un disparo que tocó en un rival para marcharse a córner.

Sin visión, sin precisión

Sudó sangre la Roja para ver la luz. Y eso que sobre el tapete tenía jugadores con la clarividencia suficiente como para romper cualquier cerrojazo. Lo intentaron Silva e Iniesta. Isco también, aunque en menor medida. Pero ninguno con capacidad suficiente para romper el plan del técnico portugués de Irán. Faltaba clarividencia.

No puede alegar el equipo español a las interrupciones que buscó Irán. Hasta el descanso tuvo el balón siempre en las botas de sus jugadores, pero faltó precisión. Decía Santi Cazorla en 'Carrusel Deportivo' que hacía falta arriesgar más en el pase. Y Álvaro Benito reclamaba un plan más claro a una españa que ni atacaba por el centro ni por las bandas.

En la primera parte fue imposible encontrar el gol. Era un problema importante habida cuenta de que eso colocaba a España tercera del grupo B con dos puntos mientras Portugal e Irán sumaban cuatro. Pensar en Marruecos no servía de nada. Había que ganar a Irán sí o sí.

España, a por todas

La reanudación sirvió para ver algo diferente. En menos de cinco minutos España supo crear más ocasiones que en toda la primera mitad. Por dos veces, Busquets estuvo a punto de estrenar el marcador. En una, Beiranvand paró el disparo a mano cambiada. En otra, la pelota se quedo en la línea de gol. El tanto estaba cerca.

Y rondó también el área hispana con un disparo de Ansarifard con la derecha que pegó en el exterior de la red de la portería de David de Gea. Susto mayúsculo.

Por suerte para los de Hierro apareció Iniesta aprovechando un estrecho pasillo dejado por la defensa iraní. El héroe de Johannesburgo le regaló el balón a Diego Costa, que se giró en una maniobra en la que perdió el control del esférico. Tras el rebote, la pelota tomó la dirección de la portería de Irán para hacer que el primer tanto, el que lo cambiaba todo, subiera al marcador.

Los jugadores de España celebran el gol de Diego Costa. / JORGE SILVA (REUTERS)

La intervención del VAR

La necesidad de buscar el segundo quedó de manifiesto con un remate de Taremi que se marchó fuera y con el tanto anulado a Irán por fuera de juego de Ezatolahi cuando remataba una falta lanzada desde el costado derecho. El árbitro uruguayo Andrés Cunha tuvo a todos pendientes de él durante un minuto mientras consultaba a los que miran las imágenes del sistema del videoarbitraje.

También quedó claro que no estaba cerrado el partido cuando Amiri buscó el remate de un centro lanzado desde la izquierda casi en boca de gol. Quizá podía haber salido a interceptar el centro David de Gea.

Irán no renunció pese a tenerlo todo en contra y a falta de ocho minutos para el final volvió a mandar un aviso a España con el cabezazo de Taremi que se fue solo un palmo por encima de la portería del equipo español. De acabar el gol, la jugada habría tenido consecuencias casi irreparables para el pase de España a octavos.

Sufiró España pero está cerca de los octavos de final. Eso sí, tendrá que certificar su clasificación el lunes ante Marruecos. Parece fácil, pero la lección que le deja este partido es que no puede bajar los brazos si quiere seguir pensando que es un equipo capaz de lucir dos estrellas en su camiseta.

David de Gea saluda a Sardar Azmoun al término del encuentro. / Alex Livesey (Getty Images)

FICHA DEL PARTIDO

Irán 0: Beiranvand; Rezaeian, Hosseini, Pouraliganji, Haji Safi (Mohammadi, m.69); Ebrahimi, Taremi, Ezatolahi, Amiri (Ghoddos, m.86), Ansarifard (Jahabakhsh, m.75); y Azmoun.

Seleccionador: Carlos Queiroz.

España 1: De Gea, Carvajal, Piqué, Sergio Ramos, Jordi Alba, Busquets, Iniesta (Koke, m.70), Lucas Vázquez (Marco Asensio, m.79), Isco, Silva y Diego Costa (Rodrigo, m.89).

Seleccionador: Fernando Hierro.

Goles: 0-1, m.54: Diego Costa.

Árbitro: Andrés Cunha (URU). Amonestó a los iraníes Amiri (78) y Omid Ebrahimi (90).

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada del grupo B del Mundial de Rusia 2018, disputado en el Kazán Arena ante 42.718 espectadores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?