CONSEJO DE MINISTROSRueda de prensa de la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá

Redes y arpones para acabar con la basura espacial

El microsatélite RemoveDEBRIS ya está en órbita

La misión espacial ya está en órbita. / YouTube

Según confirman datos facilitados por la NASA, en la actualidad existen cerca de 5.000 toneladas de basura espacial orbitando la Tierra. Un serio problema que pone en riesgo las futuras misiones espaciales e incluso a la Estación Espacial Internacional, que podría verse dañada por la colisión de uno de estos objetos. De hecho, algunos expertos aseguran que la carrera espacial podría verse obligada a parar en 100 o 200 años si no se solventa este problema.

La Agencia Espacial Europea (ESA) determina la colisión de un objeto de tan solo un centímetro contra la Estación Espacial Internacional podría llegar a comprometer el estado de la nave. Mientras tanto, un objeto de 10 centímetros que impacte contra un satélite podría llegar a ser "catastrófico". Por esa misma razón, las distintas agencias espaciales llevan trabajando desde ya varios años para solventar este problema.

El microsatélite RemoveDEBRIS ya ha sido puesto en órbita

Hace apenas una semana, el servicio internacional de noticias Sputnik adelantaba el plan llevado a cabo por los especialistas de la empresa rusa NPK SPP (que pertenece a la agencia espacial rusa Roscosmos). Un nuevo sistema que tiene como objetivo eliminar la basura espacial por medio de un rayo láser. Para ello pretenden convertir un telescopio óptico de tres metros situado en el Centro de Óptica Láser situado en la región de Altái (Rusia) en un cañón láser capaz de destruir la basura espacial mediante la vaporización con un rayo sólido.

Mientras que los científicos rusos esperan que la agencia espacial rusa dé el visto bueno a este proyecto, el microsatélite RemoveDEBRIS ya ha sido puesto en órbita para probar técnicas de eliminación de basura espacial, tal y como ha dado a conocer la NASA. El satélite, que llegaba el pasado mes de marzo a la Estación Espacial Internacional en la cápsula de carga Dragon 14, llevará a cabo hasta cuatro experimentos para descubrir cuál es la mejor opción para acabar con este problema cada vez más evidente.

Desde redes hasta arpones

El primer experimento llevado a cabo por el microsatélite, que tendrá lugar el próximo mes de octubre, consiste en desplegar un globo que simulará ser un trozo de basura espacial. A continuación, el microsatélite intentará capturarlo con una red y luego hacerlo caer en la atmósfera para que se desintegre.

Las cuatro fases del experimento. / Airbus

El satélite también estudiará diversas técnicas de navegación y de aproximación a basura espacial en órbita. Para ello, el satélite llevará a cabo una serie de maniobras para obtener datos e imágenes a través de LIDAR que ayuden a entender de una forma más sencilla.

De cara a febrero de 2019, la misión plantea lanzar un arpón conectado por una cuerda a una placa que se extiende desde el microsatélite. Así, los investigadores practicarán el lanzamiento de esta arma para poder capturar basura espacial en el futuro y acabar con ella.

Por último, el equipo también probará una vela de frenado. Tras terminar el resto de experimentos, los desarrolladores del proyecto desplegarán una gran vela en el satélite para frenarlo. Así, los investigadores esperan que el RemoveDebris se precipite en la atmósfera para que se desintegre durante la reentrada. Un experimento que ayudará a evitar la generación de basura en el espacio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?