Este solsticio de verano será el día más largo de la historia de la Tierra

La ralentización de la rotación de la Tierra ha permitido que esto sea posible

Este jueves será el día más largo de la historia. /

Este jueves arranca oficialmente el verano. A las 12.07 horas, la Tierra alcanzará el punto de su órbita en el que, debido a la inclinación del eje del planeta, el Polo Norte se encuentra más cerca del Sol. Un fenómeno, conocido como solsticio de verano, que da paso a una nueva estación y que se caracteriza por protagonizar el día más largo del año para el 88% de los habitantes del Hemisferio Norte.

La razón de que el solsticio de verano sea el día más largo del año está relacionado con los grados de inclinación del eje de la Tierra en relación con el plano de la órbita. Una cifra, 23,5 grados, que determina la duración de los días a medida que el planeta gira en torno al sol. Por esa misma razón, entre el día más largo y el más corto del año puede haber una diferencia de casi seis horas.

El día más largo de la historia

Sin embargo, este solsticio de verano no será únicamente el día más largo del año, sino de la historia. El geocientífico de la Universidad de Wisconsin Stephen Meyers ha explicado, en una entrevista para National Geographic, que este 21 de junio será el día más largo de la historia de la Tierra puesto que el tiempo que necesita la Tierra para girar sobre su propio eje es cada vez mayor.

Para apoyar su teoría, el investigador demostró recientemente que hace 1.400 millones de años el día apenas duraba 18 horas. Sin embargo, gracias a los cambios gravitacionales de nuestro planeta, el día de la Tierra se hace cada año más largo. Según explica el geofísico de la Universidad Nacional de Australia, en Camberra, el tirón gravitacional de la luna aumenta la marea oceánica, arrastrando al planeta y reduciendo la velocidad de rotación de la Tierra.

La velocidad de la Tierra se reduce en 1,78 milisegundos cada siglo

De hecho, la Luna también solía estar mucho más cerca de la Tierra, por lo que el tirón gravitatorio que ejercía sobre la Tierra era mucho mayor. Según ha explicado el geofísico, este arratre provoca que la velocidad de rotación de la Tierra en 1,78 milisegundos cada siglo. Por lo tanto, cada solsticio de verano es más largo que el anterior por unas milésimas de segundo.

En definitiva, cada solsticio de verano es más largo que el anterior por cuestión de milisegundos. Sin embargo, dentro de varios millones de años, esos milisegundos se convertirán en minutos que a su vez pasarán a ser horas. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?