Trump amenaza a Harley con un gran impuesto si se va fuera de Estados Unidos

La compañía ha anunciado el traslado de sus plantas de producción debido a la subida de aranceles

Motos Harley-Davidson en los "Hamburg Harley-Days". / ()

La guerra comercial entre Estados Unidos y la Unión Europea se ha cobrado una nueva víctima. Harley-Davidson ha anunciado que trasladará parte de su producción fuera del país americano debido al aumento de los costes de producción y de las ventas dentro de Europa, su segundo máximo comprador.

El aumento de los costes de fabricación corresponde a la imposición, por parte de Estados Unidos, de un arancel del 25% al acero y un 10% al aluminio procedente de la Unión Europea, Canadá y México. Una medida que Europa contrarestó con la imposición de un arancel adicional a una serie de productos americanos, entre los que se encontraban las motocicletas Harley.

Para el caso concreto de las motocicletas, el arancel se eleva del 6% al 31%. Esto supone un incremento de 2.200 euros por cada vehículo que venda en la Unión Europea. En cuanto a los costes de producción debido a los aranceles impuestos por el ejecutivo estadounidense, la compañía no ha trascendido los datos en el comunicado.

Trump amenaza a Harley

Tras el anuncio de Harley, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado con imponer "un gran impuesto" sobre sus ventas. "¡Harley debe saber que no podrá volver a vender en Estados Unidos sin pagar un gran impuesto!", ha exclamado Trump en su cuenta oficial de Twitter.

Según Trump, Harley decidió "a principios de año" que desplazaría gran parte de las operaciones de su planta en Kansas City (Kansas, EEUU) a Tailandia. Por lo tanto, han usado como "excusa" la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos al acero y aluminio exportado de la Unión Europea para sacar parte de sus plantas de producción de suelo estadounidense.

Harley no especifica donde irá

La compañia de motocicletas no especifica hacia donde transfiere la producción ni cómo afectará a EE UU. Lo único que indica es que el cambio llevará completarlo entre nueve y 18 meses. "No es nuestra preferencia pero es la mejor opción para preservar la viabilidad del negocio en Europa", expresan en el comunicado. Actualmente tiene fábricas en York (Pensilvania), Kansas City (Missouri) y Menomonee Falls (Wisconsin). Las operaciones fuera del país están en Australia, Brasil, India y Tailandia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?