El gobierno prohíbe las prospecciones petrolíferas en el Corredor de Cetáceos del Mediterráneo

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la creación de una nueva área de protección marina que tiene el tamaño de Aragón y que abarca desde la costa de las Islas Baleares hasta Alicante y Gerona. En estos 46.000 kilómetros cuadrados no se podrán autorizar nuevas extracciones de petróleo por su gran valor ecológico para los cetáceos y se revisarán las ya dadas.

Esta amplia zona del mar Mediterráneo es el hogar de muchas especies de cetáceos. /

La protección del llamado “Corredor de Migración de Cetáceos del Mediterráneo” abarca 46.000 kilómetros cuadrados y, como gran novedad, la prohibición de nuevas prospecciones de hidrocarburos.

Además, con esta nueva área marina protegida, España es uno de los primeros países del mundo que supera la recomendación de la ONU de proteger el 10% de sus aguas de mar antes del año 2020.

La superficie que ahora queda protegida discurre entre la costa catalana y valenciana y el archipiélago balear y tiene un gran valor ecológico, porque es un corredor de vital importancia para la supervivencia de los cetáceos y las tortugas que viven en el Mediterráneo Occidental.

Prohibiciones

Aparte de prohibir nuevas extracciones de petróleo, el gobierno ha aprobado medidas para reducir el ruido submarino, que ahora daña a muchas especies marinas que usan esta zona como paso migratorio hacia sus áreas de cría y alimentación situadas en el norte del Mediterráneo.

En este sentido, se establece la prohibición de usar sistemas activos destinados a la investigación geológica subterránea, tanto por medio de sondas, aire comprimido o explosiones controladas como por medio de perforación subterránea.

Excepción

Sin embargo, el gobierno central seguirá permitiendo las explotaciones extractivas de hidrocarburos, que están ya funcionando, aunque la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha asegurado que “revisará a partir de ahora las que ya están en vigor”, porque “ con esta declaración se pone fin a nuevas prospecciones y a cualquier tipo de actividad extractiva de hidrocarburos”.

Esta área protegida es el paso migratorio para el rorcual común y zona de alimentación para una gran variedad de especies de cetáceos, como el cachalote, el delfín mular, el delfín listado, el delfín común o el calderón gris.

Todas las especies de cetáceos y tortugas marinas que utilizan las aguas de este corredor están incluidas en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

Pioneros

Con esta declaración, España se acerca al 13% de sus aguas marítimas protegidas, por encima del objetivo fijado en el Convenio de Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica.

“Esto nos sitúa como uno de los países mediterráneos con más superficie marina protegida”, ha explicado Teresa Ribera.

A partir de ahora, la administración española tiene un plazo de tres años para elaborar el Plan de Gestión de esta nueva área marina protegida.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?