mUNDIAL 2018

Bélgica sobrevive a Japón en el 94' y se medirá a Brasil

  • Un gol de Chadli cuando quedaban 15 segundos para la prórroga mete a los de Roberto Martínez en la siguiente ronda
  • Se enfrentarán en cuartos a la Brasil de Neymar en un duelo que promete espectáculo

Bélgica celebra el gol de Chadli que les clasificaba para cuartos / ()

Bélgica y Japón se enfrentaban en los octavos de final del Mundial con la intención de seguir soñando. Los belgas buscaban superar el histórico cuarto puesto conseguido en el Mundial de 1986 (les apeó la Argentina de Maradona del Mundial con una exhibición del astro argentino). Los europeos estaban ante su oportunidad de oro, con una de las mejores generaciones de los últimos tiempos, y su primer escollo sería la selección japonesa.

Los asiáticos por su parte habían entrado en octavos gracias a la “regla de las amarillas” y podían dar la campanada. El ganador se las iba a ver contra la Brasil de Neymar en cuartos, y ambas querían mantener vivo el sueño mundialista.

FICHA TÉCNICA

3 - Bélgica: Thiboaut Courtois, Toby Alderweireld, Vincent Kompany, Jan Vertonghen, Thomas Meunier, Axel Witsel, Yannick Ferreira Carrasco (Nacer Chadli, m.65), Kevin De Bruyne, Eden Hazard, Dries Mertens (Marouanne Fellaini, m.65) y Romelu Lukaku.

Entrenador: Roberto Martínez (ESP)

2 - Japón: Elji Kawashima, Hiroki Sakai, Yuto Nagatomo, Gen Shoji, Maya Yoshida, Genki Haraguchi (Keisuke Honda, m.81), Makoto Hasebe, Takashi Inui, Shinji Kagawa, Gaku Shibasaki (Hotaru Yamaguchi, m.81) y Yuya Osako.

Entrenador: Akira Nishino (JAP)

Goles: 0-1, m.48: Genki Haraguchi; 0-2, m.52: Takashi Inui; 1-2, m.70: Jan Vertonghen; 2-2, m.75: Marouanne Fellaini; 3-2, m.94: Nacer Chadli.

Árbitro: Malang Diedhiou (SEN). Mostró tarjeta amarilla a Gaku Shibasaki (m.39) de Japón.

Incidencias: encuentro correspondiente a los octavos de final del Campeonato del Mundo de Rusia 2018 disputado en el estadio Rostov Arena de Rostov on Don ante unas 41.600 espectadores.

A priori, Bélgica era la selección favorita y la que en teoría iba a llevar la iniciativa del encuentro, pero fue el equipo de Nishino la que daría el primer aviso a través de Kagawa.

No fue solo un espejismo. Bélgica iría poco a poco ganando protagonismo, pero el dominio era alterno en los primeros minutos y Japón no renunciaba al balón. Aún así, y con Lukaku como referencia, Bélgica iría abriéndose hueco en la defensa asiática y creando cada vez más peligro en la portería defendida por Kawashima.

Japón tenía sus líneas muy adelantadas y eso daba espacios a una Bélgica que creaba mucho peligro cuando conseguía pasar del centro del campo. Primero Carrasco en una gran internada dentro del área luego Wintsel con un tiro desde la frontal y por último Kompany en un remate tras córner, mandaban los primeros avisos a los asiáticos. Además, un hiperactivo Lukaku era un quebradero de cabeza constante para la defensa japonesa, aunque todavía no había conseguido transformar su energía en ocasiones claras de gol.

Bélgica aprieta y Japón sufre

Tas los primeros avisos, Japón retrasaba sus líneas y Bélgica pasaba a dominar el balón. Los europeos se acercaban siempre con peligro, pero no tiraron entre los tres palos hasta un tiro de Hazard desde la frontal del área. A pesar de ello, el control era total por parte de Bélgica, que asumía el rol de equipo dominador y atosigaba una y otra vez la portería asiática sobre todo a través de un incansable Lukaku.

Lukaku pelea por un balón durante el partido / KHALED ELFIQI (EFE)

Bélgica empezaba a jugar muy bien y parecía cuestión de tiempo que llegara el primer tanto, sin embargo, entregaba el balón a Japón durante los siguientes minutos y casi se llevan un susto de Inui, que remataba a las manos de Courtois. Fueron los mejores minutos de Japón en la primera parte, que dominó los siguientes minutos aunque sin suerte.

El equipo de Roberto Martínez no quería sustos. Intentó volver a hacerse con el control del esférico y Hazard y Witsel volvían a probarlo sin suerte. Bélgica dominó hasta el final de la primera parte, pero fue Osako la que tuvo la mejor de la primera mitad en un balón que casi se introduce Courtois dentro de la portería. Lo mejor para Japón aparte de la ocasión era el resultado, que no se movía al finalizar los primeros minutos de juego.

Japón revoluciona el partido a la vuelta del descanso

El inicio de la segunda mitad fue de locos. Nada más reanudarse el partido, un pase largo de los japoneses encontraba a Haraguchi, que batía a Courtois, adelantaba a los japoneses y revolucionaban la eliminatoria. Bélgica quiso reaccionar nada más recibir el gol, y en la siguiente jugada Hazard estrellaba el balón en el palo derecho. No acabarían aquí los problemas para Bélgica. Inui cogía el balón en la frontal del área y mandaba el balón al fondo de las mallas con un tiro perfecto imposible para Courtois. Dos goles en cinco minutos dejaban al conjunto de Roberto Martínez tocado, aunque aún quedaba toda la segunda mitad para que los europeos reaccionaran.

Los belgas intentarían reaccionar, sin suerte, en los siguientes minutos. Un remate de Lukaku se iba desviado por poco y Meunier mandaría después un tiro desde la frontal por encima del travesaño.

Reacciona Bélgica

Cuando peor pintaba para la selección de Martínez, Vertonghen acortaba distancias. Tras una sucesión de rechaces iniciadas en un córner, el defensa remató de cabeza desde el lateral del área batiendo sorprendentemente a Kawashima. Quedaban más de veinte minutos del partido y un gol más resucitaría a Bélgica.

No se hizo esperar. De Bruyne avisaba primero, pero sería Fellaini (que había entrado en la segunda mitad) el que con un poderoso remate de cabeza empataría el encuentro. Tras un gran centro de Hazard, el jugador del United firmaba las tablas con quince minutos para la conclusión de los noventa minutos reglamentarios. El partido estaba loco. Japón había anotado dos goles en apenas cinco minutos, pero Bélgica había reaccionaba increíblemente, y en apenas diez minutos había anotado otros dos goles igualando la eliminatoria.

Los siguientes minutos fueron un toma y daca pero sin ocasiones claras. Bélgica manejaba, pero lo asiáticos creaban relativo peligro cuando se acercaban al área rival. Yamaguchi y Honda se habían incorporado el partido por parte de los japoneses y habían dado un nuevo impulso a su selección, y el propio Honda tuvo la mejor para Japón desde los goles, aunque desviaba Kompany.

Courtois fue clave para los suyos en los últimos instantes del partido / ROMAN PILIPEY (EFE)

Pero Bélgica aún tenía mucho que decir. Chadli, Lukaku y Vertonghen probaban, pero Kawashima atrapaba en las tres ocasiones. En el otro lado, Cortois también tuvo trabajo. Inui no llegaba a atrapar dentro del área, pero Witsel desviaba y la gran estirada del portero evitaba el gol en propia de su compañero. No quedaba ahí la cosa. Honda probaba un libre directo desde muy lejos y Courtois tenía que volver a estirarse.

Se confirma la remontada 

Cuando mejor estaba Japón y parecía que el partido se iba a la prórroga, Bélgica aprovechaba el córner sacado por los asiáticos para armar una contra perfecta que acababa en el gol de Chadli, que clasificaba ‘in extremis’ a Bélgica y dejaba a una gran Japón con la miel en los labios.

Bégica cumple los pronósticos sufriendo mucho más de lo esperado y se enfrentará a Brasil en cuartos en un duelo que promete. Japón por su parte, deja a Asia sin representación y se va estando apunto de dar una campanada que habría sido histórica para ellos.

 

 


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?