¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Revés al machismo en la hostelería: Hooters usa a sus camareras como "reclamo sexualizado", según Trabajo

El informe de Inspección de Trabajo habla de "infracción muy grave en materia de relaciones laborales"

Camareras con el uniforme de Hooters. /

Pocas veces una cadena de restaurantes había generado tanto rechazo antes incluso de haber abierto sus puertas. Hooters anunció varias aperturas en España a principios de 2017. Su oferta se basaba en varios platos de comida rápida, retransmisiones deportivas y, sobre todo, camareras muy escotadas. Una fórmula machista que en EE UU lleva décadas funcionando y que hasta ha inspirado un nuevo concepto: brestaurant (algo así como tetaurante). Pero en España, en buena medida gracias a la presión mediática, no ha corrido con la misma suerte.

Las denuncias por machismo frustraron sus planes en Viladecans y han acabado afectando también al local que sí llegó a abrirse en Castelldefels (ambos en la provincia de Barcelona). Un informe de la Inspección de Trabajo difundido hace unos días por la Agencia EFE concluye que el restaurante Hooters de Castelldefels incurre en una infracción relativa a la "dignidad de las trabajadoras".

El informe apunta que ofrecer a las camareras un vestuario de trabajo que implique enseñar gran parte del cuerpo y, en particular, zonas especialmente íntimas, como el escote o los glúteos, es una "falta de consideración debida a la dignidad profesional de las trabajadoras". Además considera que se presenta a estas camareras como un "reclamo sexualizado" y no únicamente como una persona que está ejecutando una relación laboral ya que, mientras las mujeres vestían este tipo de ropa, los hombres usaban camiseta naranja con el logo de la marca y pantalón largo.

La Inspección de Trabajo asegura en su informe que no está "debidamente justificada" la selección del vestuario utilizado por las trabajadoras, ya que el puesto de camarero exige la atención al público, el conocimiento de los menús disponibles, servir y recoger mesas, tomar los pedidos, preparar algunas bebidas o cobrar a los clientes, entre otras cosas. Por todo ello le ha comunidado a la empresa que ha incurrido en "una infracción muy grave en materia de relaciones laborales".

Conclusiones muy similares a las que, a petición de la Cadena SER, habían expresado las portavoces de Igualdad de los cuatro partidos con más representación parlamentaria. Ángeles Álvarez, del PSOE, aseguraba "el uniforme contraviene absolutamente todos los criterios que tienen que ver con la igualdad en este país". E Idioia Villanueva, de Podemos, decía que "Hooters tendrá que someterse a la legislación española, que condena estos compartamientos sexistas. Lo tenemos bien definido y en este caso es bastante, bastante, bastante claro".

El pasado 5 de octubre, antes de la apertura del establecimiento, el Ayuntamiento de Castelldefels ya aprobó una moción de apoyo a un manifiesto del Consell Munipal de les Dones en el que se criticaba que Hooters utiliza a las mujeres como objetos y a sus pechos como gancho publicitario. Meses después, la empresa informó en un comunicado que su local había recibido ataques vandálicos

La Cadena SER ha intantado, sin éxito, recabar reacciones de los responsables de Hooters en España. Uno de ellos llegó a reconocer que si su hija quisiera ser camarera en Hooters, se plantearía si dejarla o no.

El sindicato CCOO, que interpuso una denuncia a la empresa Hooters de Castelldefels por las condiciones laborales de las trabajadoras, valora "muy positivamente esta resolución" porque favorece la acción sindical para erradicar esta práctica "discriminatoria y vejatoria" contra las mujeres trabajadoras al "cosificarlas".

En el transcurso de las actuaciones de investigación de la Inspección de Trabajo, la empresa comunicó que dejó de operar bajo la marca Hooters y que el establecimiento sería sustituido por otra marca de restauración. En el antiguo local de Hooters, de hecho, lleva meses funciondo el restaurante Chessy Chicken. Y las redes sociales de Hooters España llevan más de tres meses sin actividad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?