¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Dos años de cárcel para una policía nacional de Madrid por robar a una compañera

La agente condenada forzó la taquilla de su compañera en la comisaría de policía de Moratalaz y robó hasta 300 euros en tres ocasiones diferentes: su defensa ya ha recurrido la condena mientras está suspendida de empleo y sueldo

Dos años de cárcel para una policía nacional de Madrid por robar a una compañera /

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a dos años de cárcel a una agente de Policía Nacional que robó hasta 300 euros de la taquilla de una compañera en la comisaría de Moratalaz. Su defensa ya ha recurrido la condena mientras la agente ha sido suspendida de empleo y sueldo de forma cautelar.

Según la sentencia, los hechos ocurrieron en la comisaría de Policía Nacional del distrito de Moratalaz, en Madrid. Una agente denunció que habían desaparecido 40 euros de su taquilla, y previa autorización del comisario decidió tender una trampa al ladrón: instaló una cámara oculta en su taquilla y dejó varios billetes marcados.

Las imágenes revelaron que la ladrona era una de sus propias compañeras: en la grabación se observa como la agente acusada abre la taquilla de su compañera y sustrae algo de su interior. En el momento de su detención tenía en su poder uno de los billetes puestos como cebo.

La agente ha sido condenada a dos años de prisión, inhabilitación para ejercer el sufragio pasivo durante la duración de la condena, el pago de las costas procesales y a indemnizar a la víctima con 300 euros.

Suspendida de empleo y sueldo

La sentencia, que no es firme, ha sido recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Fuentes de su defensa argumentan que la prueba de cargo – la cámara oculta- “no ha sido obtenida con todas las garantías” y que las imágenes obtenidas “no reflejan con claridad que cogiese un bolso o un chaleco”. Además, aunque el informe pericial concluye que la taquilla cerrada solo puede ser abierta usando la fuerza, la defensa argumenta que no acredita que la acusada “usara la fuerza”.

La agente se encuentra en estos momentos a la espera de sentencia firme y suspendida de empleo y sueldo de forma cautelar. Según la ley del régimen disciplinario de la policía nacional, una condena firme supone una falta muy grave que puede acarrear la expulsión definitiva del cuerpo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?