La Bélgica de Roberto Martínez se carga a Brasil

El cuadro belga, brillante en el primer acto, supera a Brasil y se cuela en semifinales, donde se enfrentará Francia

Los jugadores de Bélgica celebran ante la presencia de Marcelo / ()

Que Bélgica se haya cargado a la pentacampeona Brasil es una sorpresa tan mayúscula que sólo es comparable a la pronta eliminación de Alemania en la fase de grupos. El equipo belga se mete entre los cuatro mejores 32 años después al superar a Brasil en un partido excelso, en el que dio una lección técnica en el primer acto y consiguió aguantar las embestidas brasileñas en el segundo. 

Como Bélgica se coló en los cuartos después ganar ‘in entremis’ a Japón la unanimidad antes del partido era total. La favorita era Brasil. Que Bélgica estuviese en cuartos ya era un logro, se decía… Pero pasó que Roberto Martínez, ese técnico español por el que suspira estos días Luis Rubiales, tenía otros planes.

FICHA TÉCNICA:

Brasil: Alisson; Fagner, Miranda, Thiago Silva, Marcelo; Fernandinho, Paulinho (Renato Augusto, min.73); Willian (Firmino, min.46), Coutinho, Neymar; y Gabriel Jesus (Douglas Costa, min.58).

Bélgica: Courtois; Vertonghen, Kompany, Alderweireld; Witsel, De Bruyne, Chadli (Vermaelen, min.83), Meunier; Fellaini, Hazard; y Lukaku (Tielemans, min.87).

Goles:

0 - 1, min.14, Fernandinho, en propia puerta.

0 - 2, min.31, De Bruyne.

1 - 2, min.76, Renato Augusto.

Árbitro: Milorad Mazic (SRB). Amonestó con tarjeta amarilla a Alderweireld (min.48) y Meunier (min.71) en Bélgica y a Fernandinho (min.85) y Fagner (min.90) en Brasil.

Estadio: Kazán Arena. 42.873 espectadores. Lleno.

Para empezar cambió el dibujo de su equipo y plantó un 4-3-3 con Lukaku en la derecha, Hazard por la izquierda y De Bruyne de falso nueve y salió a buscar a Brasil. Le tocó al equipo de Tite improvisar en un escenario desconocido en el que le tocó el papel de secundario.

En los primeros diez minutos de partido hubo intercambio de golpes. Al primer intento de Brasil, un remate con la testa de Thiago Silva después de un saque de esquina de Neymar, contestó Bélgica con un remate mordido de Fellaini tras una gran jugada personal de Lukaku.

Esa ida y venida inicial terminó cuando el cuadro belga hizo diana en el minuto 12. ¿El autor? Fernandinho. En propia puerta. Un córner botado por Hazard tocó primero en Gabriel Jesús y luego en el hombro del hoy sustituto de Casemiro en el centro del campo brasileño.

La ausencia del madridista es vital para explicar por qué Bélgica pasó literalmente por encima de Brasil en la primera mitad. Porque no había nadie en cuadro verde-amarelo que cortase los contragolpes belgas. Y fue así exactamente cómo nació el segundo gol de los de Martínez.

La contra la inició Lukaku y tras exhibir una gran potencia se quitó de encima primero a Fernandinho y luego a todos los que se le pusieron por delante. El atacante del Chelsea vio entonces a su derecha a De Bruyne que firmó el segundo gol belga con un fuerte tiro cruzado.

Ante el juego más brillante de Bélgica, la respuesta de Brasil, sin protagonismo alguno de Willian, Coutinho ni Neymar, fueron tiros lejanos de Marcelo y Gabriel Jesús.

Algo pasó en el vestuario de Brasil en el descanso porque los de Tite salieron como soldados a una batalla. Se asentaron en territorio rival, cercaron a Bélgica y bombardearon a Courtois por todos los frentes posibles. Lo intentó Douglas Costa, que entró por Gabriel Jesús, Firmino, al que Tite eligió por Willian, Marcelo, Neymar… 

Consiguió Brasil su premio a falta de quince minutos para el 90. Un centro medido de Coutinho lo cabeceó Renato Augusto, que apenas llevaba unos minutos en el campo, para batir al gigante Courtois.

El resto fue un asedio de Brasil a la meta belga pero ya nada más pasó, entre otras cosas porque Courtois estuvo gigante.

Bélgica deja así al Mundial sin equipos americanos  y consigue un billete para semifinales donde se enfrentará a Francia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?