¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Vida extra para Croacia en Rusia

El equipo balcánico se metió en las semifinales del Mundial tras eliminar a la anfitriona Rusia en la tanda de penaltis

Domagoj Vida celebra un gol en la prórroga / ()

La selección de Croacia se clasificó para las semifinales del Mundial tras imponerse en la tanda de penaltis a Rusia. En un duelo igualado pero emocionante, los rusos se adelantaron por medio de Cheryshev y los balcánicos empataron gracias a Kramaric. Con ese resultado se llegaría a una prórroga en la que Vida estuvo a punto de sellar el pase para el conjunto de Dalic si no hubiera sido por el postrero tanto de Mario Fernandes que envió el partido a los penaltis. En dicha tanda, fallaron Smolov y Fernandes para que los croatas sean los que se jueguen el pase a la final ante Inglaterra.

Tras unos minutos de dominio ruso al principio, en seguida Croacia se hizo con la manija del partido. El seleccionador Dalic, consciente de la buena presión rusa cerca del área, no puso a Brozovic en el once dándole la responsabilidad del centro del campo a Modric y Rakitic. Algo que permitía a los balcánicos tener una salida de balón más limpia pero perdía a sus dos jugadores más imaginativos cerca del área contraria.

El mejor jugador del partido en los primeros compases fue sin duda Ante Rebic. El extremo del Eintracht, con su movilidad en zona de tres cuartos, causaba estragos en la zaga rusa, que resistía las embestidas croatas.

Y aunque Croacia dominaba el partido, fue Rusia la que se adelantó en el marcador. Cómo no, el héroe local tuvo que ser Denis Cheryshev. El jugador del Villarreal se sacó un misil tierra-aire que envió la pelota a la escuadra de un Subasic que sólo pudo mirar cómo entraba la pelota en su portería.

Era lo peor que le podía pasar a Croacia, pues como bien sabe España, una Rusia centrada en su defensa es muy difícil de superar. No obstante, el equipo ajedrezado logró empatar a los pocos minutos para alivio de su hinchada. Perisic salvó la pelota antes de que saliera por banda, Mandzukic pisó área y aguantó lo justo para esperar la llegada de Kramaric al que le puso el balón perfecto para que el ariete cabecease a gol.

Ya en la segunda mitad, Ivan Perisic, justo antes de ser sustituido, tuvo la oportunidad de marcar un gol vital para su equipo, pero su disparo se estrelló en el palo. Akinfeev salió mal y tras una serie de rechaces el balón le cayó al jugador del Inter que se lo pensó demasiado y terminó mandando la pelota al poste.

Pasaban los minutos y ninguno de los dos equipos conseguían una buena oportunidad de gol para desequilibar la balanza. Sin duda, el momento más tenso y emocionante del segundo tiempo fue cuando en el 87 Subasic cayó mal y a punto estuvo de tener que marcharse del partido justo cuando Dalic acababa de hacer el tercer cambio. Por suerte para ellos pudo continuar, pues hubieran tenido que aguantar sin portero los últimos dos minutos más el descuento.

No hubo goles en el segundo tiempo y por cuarta vez en este torneo, un partido tuvo que irse a la prórroga para conocer al vencedor. En las tres anteriores el partido terminó en la tanda de penaltis. Cabe mencionar también que la lesión de Subasic no debió ser muy importante, pues pudo continuar en la prórroga.

Entre problemas físicos, una Rusia que buscaba los penaltis y las pocas fuerzas que había, apenas quedaba tiempo para el fútbol en Sochy. Hasta que apareció Domagoj Vida. Luka Modric sirvió una pelota desde la esquina al corazón del área y el central croata del Besiktas cabeceó a gol para meter a su equipo prácticamente en semifinales. O eso pensaban ellos.

Pues en el segundo tiempo de la prórroga el conjunto de Stanislav Cherchésov fue con todo a por el empate, y aunque Croacia se defendía con uñas y dientes para evitar cualquier posible sorbresalto, Rusia volvió a demostrar que tiene más vidas que un gato y en otro balón parado, Mario Fernandes, de nuevo de cabeza, llevó el éxtasis a las gradas empatando el partido a seis minutos del final. Locura absoluta en Sochy donde se decidiría el billete a semifinales en la tanda de penaltis.

Ahí, Smolov y Fernandes fallaron en la tanda y Croacia se clasificó para la segunda semifinal de un Mundial en su historia. Se medirán a Inglaterra en busca de un pase a la gran final.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?