Cinco miembros de una familia española mueren en un incendio en Pau en un caso que se investiga como violencia de género

Las autoridades francesas han encontrado este martes en un apartamento de la localidad gala de Pau (sur) los cadáveres de cinco personas --un hombre francés, su mujer española, los padres de ésta y el hijo de la pareja--, un suceso que, de acuerdo con las primeras hipótesis, podría tratarse de un caso de violencia de género

Fotografía de archivo de la policía francesa / ()

Cinco personas murieron hoy, uno de ellos un niño, en el incendio de un inmueble del centro de la localidad francesa de Pau, en el suroeste del país, en el que vivía una familia de origen español, según informaron fuentes municipales.

Según los primeros elementos de la investigación, los cinco fallecidos son los tres ocupantes de la vivienda, una madre de origen español, su marido, de origen francés, y su hijo de dos años, además de los padres de ella, que habían llegado desde Zaragoza para visitarles en un caso que está siendo investigado como violencia de género.

Las autoridades investigan la pista criminal, porque se han registrado grandes cantidades de sangre en el lugar del incendio, en el primer piso de un inmueble de cinco situado en el centro de la localidad de las puertas de los Pirineos.

Un vecino consultado por el diario local 'Sud-Ouest' ha contado que hubo una fuerte discusión en torno a las 5.00 horas. Según su versión, las discusiones eran frecuentes en la pareja. La mujer había presentado una denuncia por violencia doméstica, de acuerdo con un amigo de la esposa, citado por Europe 1.

El teniente de alcalde de la ciudad, Marc Cabane, que se trasladó al lugar de los hechos, relató que fueron los vecinos quienes llamaron a los bomberos sobre las 6.30 horas (4.30 GMT) alertados por la sangre que corría fuera de la vivienda. A su llegada, los bomberos se encontraron un sofá incendiado y, junto a él, cinco cuerpos sin vida con signos de violencia.

La investigación apunta a que uno de los adultos mató a los otros tres y, posteriormente, se suicidó, mientras que el menor falleció a causa del incendio, ya que no presentaba heridas externas.

Las llamas obligaron a evacuar a los 27 habitantes del edificio, que fueron provisionalmente albergados en dependencias municipales, pero que podrán integrar sus viviendas en breve, puesto que solo quedará cerrado el primer piso.

Según el relato de algunos vecinos a medios locales, la familia se había trasladado a esa vivienda hace un año, después de que la mujer encontrara en la ciudad un trabajo en la docencia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?