¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El maquinista de Angrois se derrumba al reconstruir "un accidente anunciado"

  • El conductor del Alvia siniestrado en julio de 2013, Francisco Garzón, denuncia en la comisión parlamentaria que el accidente que costó la vida a 80 personas pudo haberse evitado con medias de seguridad
  • El maquinista ha pedido perdón a las víctimas

El conductor del Alvia de Angrois comparece en la Comisión de investigación del Congreso / ATLAS

El maquinista del Alvia siniestrado, Francisco José Garzón, en su comparecencia en la comisión de investigación del Congreso, asegura que el siniestro pudo haberse evitado con medias de seguridad. Entre otras cosas, porque "la línea no contaba con evaluación de riesgo" y la curva mortal estaba "a merced de la memoria del maquinista". Para Garzón, las medidas concretas que lo habrían evitado pasaban por "la instalación de tres señales de chapas, tres balizas, dos ERTMS (el sistema de control constante de velocidad del AVE), y una ASFA habrían evitado ese accidente de haberse instalado antes de la puesta en servicio de la línea".

El conductor del Alvia se ha derrumbado desde el inicio de su comparecencia. Acompañado de su abogado -al estar imputado en la causa judicial-, antes de arrancar, ha pedido que el secretario de la Mesa leyera la intervención que llevaba escrita. En el documento, Garzón asegura que el tren iba sin protección ante una eventual “pérdida de conciencia situacional” como la que sufrió al atender a la llamada de teléfono del interventor, algo que debía hacer, según ha defendido, al tratarse de una llamada de trabajo realizada al móvil de la empresa.

Francisco José Garzón ha concluido el escrito pidiendo perdón a las víctimas y añadía entre lágrimas: "Prefería haber muerto yo a uno de ellos si con eso se evitaba una muerte". El maquinista ha expresado su el deseo de que la comisión sirva para esclarecer las responsabilidades y causas del siniestro. Una vez ha concluido, ha pedido que se escuchara en la sala la grabación registrada de la conversación con el interventor, una diligencia que ha rechazado el presidente de la Comisión.

En el turno del diputado de ERC, Gabriel Rufián, ha intentado utilizar el minuto y medio para que se escuchara, momento en el que la Comisión ha sido interrumpida. A la vuelta, Rufián preguntaba a Garzón si se sentía una cabeza de turco. "Me considero una persona normal que tuvo un accidente, simplemente, que cumplía con su trabajo, y una llamada fue la fatídica" ha explicado entre sollozos.

En una comparecencia muy dura, el maquinista apenas ha podido hablar en la mayor parte de sus intervenciones, los diputados de las distintas formaciones le han recordado que no se trataba de culpar a nadie pero sí de discriminar las responsabilidades políticas.

Garzón, ha agradecido la "comprensión" de los parlamentarios. La comparecencia ha continuado con el testimonio del interventor de Renfe.

Rufián intenta reproducir en el Congreso la grabación del conductor de Alvia / ATLAS

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?