Adiós a 'Zsa Zsa', la perra más fea del mundo

La dueña confirma la muerte de la bulldog francesa apenas varias semanas después de coronarse como la más fea del mundo

Zsa Zsa ha fallecido mientras dormía. /

Hace apenas dos semanas, 'Zsa Zsa' se coronaba como la perra más fea del mundo. La bulldog francesa, de nueve años de edad, llegaba al escenario situado en la ciudad de Petaluma, California (Estados Unidos) con las uñas pintadas de color rosa y un colgante del mismo color con el objetivo de conquistar al jurado. Allí se citaría, entre otros, con un perro con la cara torcida y los ojos de distintos colores o una criatura sin pelo que aseguraba ser "demasiado bonita para ganar".

Estos son los perros más feos del año

A partir del año 2000, muchos han sido los perros que se han postulado para convertirse en los más feos del mundo. Estos han sido los vencedores de la 30ª edición.

Después de analizar las características de los 14 animales, el jurado daba como vencedora a 'Zsa Zsa' en el 'The World's Ugliest Dog Contest'. Gracias a ello, la bulldog francesa recibía un cheque valorado en 1.500 dólares y un trofeo que le acredita como vencedora. Por otro lado, los organizadores del concurso otorgaban a la familia de Zsa Zsa varios pasajes para viajar gratis a Nueva York, donde el animal se enfrentará a los medios de comunicación.

La perra falleció mientras dormía

Tras coronarse como la perra más fea del mundo, 'Zsa Zsa' y su dueña, Megan Brainard, acudían al programa 'Today', donde la perra se enfrentaba por primera vez a las cámaras. Sin embargo, la perra no ha podido disfrutar de su nuevo estatus. En declaraciones al programa al que acudió varios días atrás, Brainard ha confirmado que la perra ha fallecido mientras dormía: "Todavía estoy en shock. Ni siquiera había procesado su victoria y su fama".

La dueña explica que la perra se quedó en casa de su padre mientras ella y su marido acudían al hospital para visitar a un familiar. Cuando volvieron se encontraron a la perra muerta: "Ha sido devastador para nosotros". Con el objetivo de rendir homenaje a su compañera, Brainard ha asegurado que le hizo un funeral a su altura: "Cogí a 'Zsa Zsa' en brazos y la acosté sobre la hierba. Mientras nos despedíamos de ella, nuestra hija de 15 meses se acercó y le dio un beso. Fue una bonita despedida".

Una vida complicada

La perra, que pasó los primeros cinco años de su vida en una granja de cachorros, destacaba por una lengua extremadamente larga que sobresalía casi hasta el suelo. Entre otras cosas, Zsa Zsa también contaba por una cara extremadamente arrugada, unos dientes que sobresalían de su mordida y una barriga atípica. Unos rasgos que la convertían en la más fea del mundo.

Tras ser subastada, un grupo de rescate se hizo con ella, quien se la entregaría posteriormente a Megan Brainard para que se encargara de sus cuidados. Cuando llegó a su casa, la mujer decidió otorgarle a la perra el nombre de 'Zsa Zsa', en honor a la actriz húngara Zsa Zsa Gabor, porque era un nombre lo suficientemente glamuroso para una perra que había sufrido tanto.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?