Peter Sagan, camino de leyenda

  • El ciclista eslovaco está cuajando otro gran Tour, y va camino de convertirse en uno de los mejores ciclistas de la historia
  • Con tan sólo 28 años, tiene más títulos que la mayoría de los corredores al final de sus carreras

Peter Sagan, durante la presente edición del Tour de Francia / ()

Peter Sagan ya es leyenda viva del ciclismo. Con tan sólo 28 años, el eslovaco atesora un palmarés casi imposible de igualar, y lo más increíble es que es ahora cuando está llegando a la considerada 'edad de madurez' de un ciclista, que suele ser en torno a la treintena.

Con la victoria en la decimotercera etapa de la presente edición del Tour de Francia, Sagan suma 112 como profesional. Para poder observar la magnitud de la gesta, solo cabe decir que Alejandro Valverde, uno de los grandes del pelotón actual, llegó a las 100 victorias con 36 años y atesora 119 triunfos a sus 38 años. Sagan tiene casi el mismo número de victorias del murciano, pero con diez años menos, una barbaridad.

Triunfos de prestigio

Al principio de su carrera, Sagan contabilizó numerosas victorias, pero en los últimos años su palmarés se ha agrandado con victorias de verdadero prestigio. El eslovaco ha ganado premios en pavé, donde ya es uno de los mejores especialistas del pelotón, y se ha impuesto en el  E3 HarelbekeKuurne-Bruselas-Kuurne, Gante-Wevelgem, Flandes, y recientemente la París-Roubaix, uno de los mayores infiernos que hay en el calendario ciclista. También ha ganado en Quebec, en Montreal o en vueltas menores como la Vuelta a Polonia.

En el Tour también se ha hecho de oro. La ronda gala se le da genial al joven corredor, y allí ha ganado la regularidad en cinco ocasiones. Este año será la sexta, e igualará a otra leyenda como Erik Zabel, al que seguro que superará, dado que le quedan (si no pasa nada raro) muchos años de carrera por delante.

La facilidad que tiene Sagan para hacerse con el maillot verde es casi insultante. Nadie ha podido con él desde que corre el Tour, y la única vez que no lo ha ganado fue el año pasado, cuando fue descalificado tras tirar a Cavendish en un polémico sprint. El ciclista eslovaco se filtra en fugas (hoy ha quedado cuarto en Mende), aguanta bien la montaña, se va bajando, supera pequeñas cotas y gana sprints intermedios. Su combatividad también ha sido recompensada en la ronda gala, cuando ganó el premio en 2015.

Los tres mundiales, en lo alto de su palmarés

Sin embargo, lo que hace indiscutible que Sagan tiene un lugar reservado en el olimpo ciclista, son los tres campeonatos del mundo que ha conquistado de manera consecutiva, algo que nadie en la historia había conseguido antes. Para ver algo parecido hay que irse a los años 2006 y 2007, cuando Bettini (otro grande) se impuso en ambos mundiales, aunuqe no pudo con el tercero, que fue para su compatriota Alessandro Ballan.

Sagan, recibiendo su último oro mundialista / Getty Images

Sagan ha manejado a la perfección los mundiales y además lo ha hecho de forma individual y sin un gran equipo que le respalde (algo que le pasa en casi todas las carreras que corre). Ha ganado fugado, al sprint, e imponiéndose a gente como Cavendish en la línea de meta. Al igual que en el resto de carreras, gana de casi todas las formas posibles.

Sagan es el ciclista que más mundiales ha ganado en la historia del ciclismo empatado con grandes como Freire o Merchx (entre otros) pero no sería descabellado pensar que va a superar esa barrera. Como venimos diciendo, le queda toda una carrera por delante.

Las Grandes Vueltas, su talón de aquiles

Lo que Sagan no ha ganado ni parece que vaya a poder ganar va a ser una gran vuelta. El tricampeón del mundo ha ganado y ha disputado pequeñas vueltas, pero ha preferido disputar clásicas y sprints a sacrificar muchas de esas victorias para poder disputar una Gran Vuelta, como en su día hicieron ciclistas como Alejandro Valverde.

Sagan se ajusta el maillot de la regularidad del Tour, que ha vestido más que nadie en la historia / STEPHANE MAHE (REUTERS)

Aunque su desempeño en contrarreloj no es malo (campeón de su país en esta modalidad) es en la montaña donde debería progresar mucho para estar con los mejores. Es posible que cuando se reitre, el no tener grandes vueltas juegue en su contra en una clasificación histórica de ciclistas. En la clasificación del Cycling Hall of Fame, el top ten está conformado al completo por ciclistas que han ganado una gran vuelta, ya que estas carreras puntúan más que muchas clásicas.

A pesar de la tendencia generalizada por los aficionados a valorar más una Gran Vuelta que un Mundial o un monumento ciclista, no podemos olvidar las innumerables victorias de Sagan y sobre todo lo que nos queda por disfrutar de él. Al ciclista, carismático y muy querido por los amantes del ciclismo, aún le queda mucho por hacer.

 


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?