X
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies

La Fiscalía no recurrirá la decisión de la jueza de archivar la investigación contra Villar Mir por falsedad

La SER ha tenido acceso a la transcripción de las conversaciones telefónicas intervenidas por orden judicial que revelan como el constructor, su médico y su abogado pactaron ‘fabricar’ un certificado médico para suspender la declaración de Villar Mir en el caso Lezo

Juan Miguel Villar Mir, en una fotografía de archivo. / Paco Campos (EFE)

La Fiscalía de Madrid no va a recurrir la decisión de la jueza de archivar de plano la investigación contra el empresario Juan Miguel Villar Mir por un presunto delito de falsedad documental.

El juzgado número 5 de Plaza Castilla decidió cerrar la investigación que la Audiencia Nacional había emprendido contra el empresario por falsificar presuntamente un certificado médico que le libró al empresario de no declarar ante la Audiencia Nacional como imputado en el caso Lezo.

La Cadena SER ha tenido acceso al contenido de unas conversaciones interceptadas judicialmente al constructor Villar Mir en el marco de la operación Lezo en las que se escucha como pacta presuntamente falsear un documento médico oficial para no acudir a declarar como imputado en el caso Lezo. Son conversaciones que Villar Mir mantiene principalmente con su médico y en las que aparecen continuas referencias a su abogado.

Según fuentes judiciales las conversaciones fueron grabadas entre el 3, 4, 5 y 6 de enero. En aquel momento el empresario imputado no sabía que tenía intervenido el teléfono móvil y no tuvo ningún problema en hablar sin tapujos con su médico y su abogado de fabricar un certificado médico fraudulento.

En la grabación Villar Mir desvela que es su abogado quien le ha instado a no acudir a la cita judicial. En las conversaciones a las que ha tenido acceso la Cadena SER el constructor Villar Mir asegura a su médico que "su abogado cree que va a conseguir que aplacen la citación porque es un lunes a las nueve y media de la mañana y es mucho madrugar pero que en ese caso tendría que darle un certificado médico diciendo que está resfriado".

La conversación continúa con la contestación del médico quien le tranquiliza asegurándole que va a coger un certificado médico oficial de la farmacia. "Lo que voy a coger, dice el médico de Villar Mir textualmente, es un certificado médico oficial de la farmacia, lo hago y el domingo te lo dejo".

Es en ese momento cuando Villar Mir se ofrece a que su chófer vaya a recoger el documento horas antes de la citación. "Pues estamos en contacto estos días y el domingo si hiciera falta, yo te mando el conductor a recogerlo". "Muchísimas gracias doctor, siento la pequeña molestia y te lo agradezco mucho. Seguimos en contacto" se despide Villar Mir en esta conversación.

Al día siguiente un día antes de la citación fijada para el 7 del pasado enero en la Audiencia Nacional, Villar Mir vuelve a ponerse en contacto con su abogado y su doctor a cuenta de este certificado médico que al día siguiente presentaría finalmente en la Audiencia Nacional. En esta llamada el constructor le vuelve a demandar este documento médico asegurando que "a pesar de que no tiene fiebre, la voz cogida y mucha mucosidad".

"La verdad", dice Villa Mir, "la razón de llamarte es porque me acaba de llamar mi abogado y me pide que si puedes darme el certificado médico como habíamos comentado. Le he preguntado al abogado que conviene decir y él me dice que una cosa muy sencilla y que claro que tiene que estar mi nombre, y mi edad. Tiene que decir", remata Villar Mir, "que padezco un fuerte ataque gripal o la expresión médica que tú creas oportuna y que estoy sujeto a medicación y debo guardar reposo".

"No te preocupes que te lo hago esta noche y mañana después de salir de misa te lo llevo a casa. Voy a misa de las once y media y sobre las doce y media te lo dejo en casa" Te lo dejo en un sobre con mi colegiado, el sello y todo" contesta el doctor.

"No, el conductor mío pasará a recogerlo" le contesta Villar Mir.

Al día siguiente, la abogada de Juan Miguel Villar Mir presentó un escrito en el que se pedía la suspensión de la diligencia prevista y aportando un certificado médico oficial.

La justicia archivó la investigación

El juzgado número 5 de Plaza Castilla decidió cerrar la investigación que la Audiencia Nacional había emprendido contra el empresario por falsificar este certificado médico. Según fuentes jurídicas y de la Fiscalía madrileña la titular del juzgado número cinco de Madrid ha dictado el sobreseimiento provisional de la investigación sin practicar ninguna diligencia de investigación.

Fuentes de la Audiencia Nacional aseguran a la SER que existen pruebas de posibles delitos de falsedad en documento público y de estafa procesal. Por eso reprochan a Plaza Castilla que haya dado carpetazo a esta causa si ni tan siquiera citar a declarar al médico que elaboró el certificado presuntamente fraudulento gracias al cual Villar Mir se libró de declarar.

El empresario desmiente la "supuesta falsedad de su certificado médico"

En un comunicado Villar Mir ha denunciado la violación de su derecho de defensa y desmiente la supuesta falsedad de su certificado médico. Según el escrito del empresario "no existe ningún pronunciamiento judicial que reconozca de forma firme que haya falsificado un certificado médico, es más dice el documento existe un archivo de plano de estos hechos por parte de un juzgado".

El documento añade que a causa de su estado de salud se solicitó un aplazamiento y que "al instructor le consta que la agenda de Villar Mir fue cancelada en su integridad" hasta el punto de no acudir por primera vez en treinta años a la Junta General Extraordinaria de OHL en la que se aprobó la mayor operación corporativa de la historia de la compañia.

Villar Mir concluye su escrito subrayando que es de lamentar que "estas informaciones se producen casualmente en un momento en el que se ha puesto de relieve el atropello que, como justiciable, ha sufrido en su derecho fundamental su defensa".