La oliva mollar de Cieza: mucho más que la 'funda' de un hueso volador

Aunque su continuidad estaba en el aire, finalmente el Campeonato de Lanzamiento de Hueso de Oliva se celebrará el día 31

Oliva mollar de Cieza 'chafá'. /

España cuenta con varias celebraciones curiosas relacionadas con la gastronomía: la Tomatina de Buñol, el Batalla del Vino de Haro y también el Campeonato Mundial de Lanzamiento de Hueso de Oliva de Cieza. Una competición creada en 1995 casi como una broma, pero que ya ha atraído a medios de comunicación de todo el mundo y de la que recientemente se ha vuelto a hablar mucho porque su ganador de 2008, Teodoro García, es el nuevo secretario general del Partido Popular.

Este nuevo pico de popularidad, curiosamente, ha coincidido con uno de los momentos más críticos para el Campeonato porque, tal y como asegura Jose María Martínez, uno de sus fundadores, la falta de fondos les estaba abocando a la desaparición. En los últimos días, sin embargo, Turismo de Murcia ha decidido apoyar la iniciativa económicamente, así que al final se celebrará, como siempre, el último viernes de agosto. En este caso, el día 31.

Según la web Lanzahuesos.es, escrita con mucha guasa, "el origen de los lanzamientos de huesos de oliva se remonta a la Edad de Piedra", pero Martínez detalla que el Campeonato de Cieza nació en un contexto mucho más lúdico: "Ese año en las fiestas no había mucho ambiente y mi amigo Mariano, que tiene bastante sentido del humor, dijo que en Australia lanzaban huesos de no sé qué y que por qué no nosotros no podíamos lanzar huesos de oliva, así que compramos un tarro y montamos un tenderete en la puerta del bar de un amigo".

Teodoro garcía se proclamó Campeón Mundial de Lanzamiento de Hueso de Oliva en 2008. / ÁLVARO PEÑA

La ocurrencia se fraguó y, desde hace más de 20 años, cientos de personas se apuntan para participar. El funcionamiento es sencillo: se coge una oliva ("en Cieza decimos oliva, no aceituna"), se come la parte carnosa y se arroja el hueso tan lejos como sea posible. Martínez reconoce que el origen del Campeonato fue el cachondeo, pero reivindica que también hay "una parte seria" y, de hecho, presume de tener en casa una carta del Comité Olímpico Internacional en la que rechazan la incorporación del lanzamiento de hueso como disciplina deportiva.

Pero la oliva mollar de Cieza es mucho más que la funda de un artefacto volador. "Es algo excepcional", asegura Martínez. "Yo tengo un trocico de terreno con dos o tres olivos de la variedad mollar, que es autóctona de aquí y es la que utilizamos en el Campeonato. Casi el pueblo entero tiene un olivo cerca y las prepara en casa. Yo las hago con agua, sal e hijono. Se machacan y en 10 días ya se pueden comer".

Toñi Lucas, gerente de la empresa conservera Sabor de Cieza, cuenta que la oliva mollar de Cieza es uno de sus productos estrella y, además, asegura que cada vez quedan menos olivos en el pueblo porque se trata de un producto "muy delicado" y, por lo tanto, menos rentable el de otras variedades.

Tarro de oliva mollar. / SABOR DE CIEZA

¿Cómo es la aceituna mollar? "Tiene como berrugas y el hueso se desprende muy bien. Tú tiras otro hueso y no rula tanto como el la mollar, porque este queda limpio. Curiosamente, si plantas en otra zona, no sale igual. Es como si solo se adaptara a Cieza", asegura Lucas. "Y de sabor es más fuerte, le gusta a la gente mayor. La preparamos solo con agua, sal e hinojo, ya sean enteras o partidas, para que se hagan antes y se puedan comer antes de Navidad".

La producción es tan escasa, de todas formas, que la mayor parte de oliva mollar se vende en Cieza y en zonas cercanas (Alicante, Valencia, Murcia y Albacete), con una muestra testimonial en mercados de Madrid o Barcelona. La mejor opción, por lo tanto, es acercarse al pueblo y saborearla en establecimientos como El Quijote, El Carreño o El Ventero.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?